Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Bioética y Profesionalismo

Grupo Bioética

Patient-Centered Care, Yes; Patients As Consumers, No

Referencia: Michael K. Gusmano, Karen J. Maschke, and Mildred Z. Solomon. Health Affairs Vol. 38, No. 3: Patients As Consumers

Retomamos la serie de bibliografía comentada con este artículo de Gusmano y col. que gira en torno al concepto de atención centrada en el paciente y del giro desde este sentido inicial hacia un concepto neoliberal, en el que el individuo deja de ser considerado paciente para convertirse en cliente.

Inicialmente el artículo revisa los primeros intentos desde la sociedad civil a mediados de los años 60 de obligar al sistema sanitario a tener en cuenta las opiniones de los pacientes; posteriormente explica el concepto de compromiso del paciente con su tratamiento, y como la medicina que ha incorporado al paciente en los cuidados ha mejorado sus resultados en salud. Siguiendo esa línea histórica, explica la transmutación del concepto a finales del siglo XX debido a la influencia de abogados y políticos neoliberales, pasando a denominarse atención centrada en el consumidor. Este concepto, mucho más restringido, propone que la medicina es un libre mercado y que los pacientes, como consumidores que velan por sus intereses, actuarán de la forma más efectiva y eficiente posible.

La segunda mitad del artículo trata de desmontar esta hipótesis a lo largo de 3 ejes: (1) el paciente no es "libre" de elegir, puesto que tiene a menudo muchos menos conocimientos técnicos que los proveedores de salud; (2) la fragmentación de la demanda en consumidores individuales en lugar de en grandes hospitales o corporaciones (Medicare) hace que los proveedores actúan en muchos casos sin competencia real, aumentando de hecho los precios de los recursos de salud; (3) la permisividad con el autonomismo extremo de los pacientes entra en conflicto con el profesionalismo debido del personal sanitario, que tiene que evitar opciones terapéuticas que, aunque demandadas por el paciente, carezcan de eficacia o suficiente seguridad.

Por último, el artículo concluye que debemos retomar el concepto original de atención centrada en el paciente, sobre todo en su vertiente de responsabilidad compartida sobre la enfermedad, sobre el diagnóstico y los cuidados, para tener una medicina de mejor calidad, adaptada a los nuevos tiempos.

Artículo comentado por Jose María Galván Román
Internista, Hospital Universitario de La Princesa