Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Asma bronquial

¿Qué es el asma bronquial?  

Es una enfermedad en la que se inflaman las vías aéreas, los bronquios. Entonces se hincha su pared, se estrecha su luz y hay dificultad para respirar, y con frecuencia tos o sensación de peso en el pecho.

¿Por qué se produce?  

Se sabe que en algunos casos las personas son sensibles a algunas sustancias que inhalan. Estas se llaman alérgenos o desencadenantes, es así porque a concentraciones muy bajas provocan una gran respuesta en los bronquios, cerrándolos (hay hiperreactividad).  Los desencadenantes pueden ser ácaros del polvo, pólenes, pelos de animales, componentes del aire como el humo del tabaco o del ambiente, infecciones respiratorias, pero también exposición al frío, emociones fuertes o el ejercicio.

¿Es frecuente?  

Lo es mucho en la infancia, en los niños el doble que en las niñas. Y afecta al 3-7% de los adultos, pero varía según los países y tras la infancia afecta igual a ambos sexos.  

¿Son todos los tipos iguales? ¿Afecta a todos por igual?

No; hay varios tipos, unos padecen un asma extrínseco: tienen antecedentes de alergias (rinitis, eczema o urticaria), se han descrito en ellos genes que les predisponen (hay más de 25 distintos en varias poblaciones de afectos). Son genes que se relacionan con el sistema de defensa del cuerpo, la inmunidad o modulan la inflamación. Suele aparecer pronto y con un componente hereditario claro. En muchos pacientes se sabe que un agente de los descritos produce la enfermedad y se demuestra en ellos hipersensibilidad a esos alérgenos. Otros tienen asma intrínseco, se inicia en mayores de 35 años, carecen esos antecedentes y las pruebas de hipersensibilidad a los alérgenos son negativas. También hay formas solo desencadenadas por infecciones respiratorias.

¿Cómo se expresa?  

De varias maneras, son frecuentes las crisis  de asma: son bruscas, antes de ellas se está bien, en general de poca duración y auto limitadas. Casi siempre el enfermo queda bien hasta la siguiente. En algunos persisten algunas molestias, por ejemplo dificultad para respirar, falta aliento o sentimiento de que la respiración es trabajosa, lo que los médicos llaman disnea. Su intensidad es variable, pueden ser leves o graves y su causa puede ser conocida o no.

Otras veces duran en el tiempo, horas, son crisis graves que suelen acompañarse de color azulado de labios (la sangre no se oxigena bien), sudoración, opresión en el pecho, ansiedad y gran dificultad respiratoria; son una urgencia médica grave.

Otras veces es asma persistente o crónica: es más frecuente si se inició en adultos o supone una mala evolución de las otras, la dificultad respiratoria se asocia a tos, es más intensa de madrugada y requiere usar esteroides orales para controlarse.

¿Cómo suele evolucionar? 

Muchos casos de la infancia mejoran con los años y llegan a desaparecer en la adolescencia. En otros se mantienen las crisis pero se controlan bien con la medicación. Pero en algunos empeoran, el aire queda atrapado en el pecho, se complican con infecciones respiratorias frecuentes, aparición de dilataciones de los bronquios (bronquiectasias) y casos muy severos, se denominan asma de difícil control y para resolverlas se precisan unidades especiales.

¿Qué medidas podemos hacer para prevenir el asma? 

Hemos comentado que en algunos tienen base genética, eso no lo podemos cambiar pero hay ciertas medidas útiles para evitar los brotes: mantener la casa limpia, sin humedades ni polvo (evitar alfombras o cortinas que lo acumulen o peluches en los niños), no acercarse a los animales a los que se es alérgico (perros, gatos, conejos y hámsteres). Huir del humo del tabaco (a veces los fumadores llevan restos de él en sus ropas).Evitar los ambientes contaminados, en atmósfera, vapores irritantes o polvos industriales.

¿Cómo le puede ayudar su médico? 

Lo primero diagnosticarle: hacerle historia, valorar antecedentes alérgicos en Ud. o en su familia, explorarle (a veces en las crisis, al cerrarse los bronquios hacen que el aire haga ruido al entrar o salir, el enfermo puede notar pitos, o auscultarlos el medico (son las sibilancias). Una radiografía del tórax le será útil, puede que vea que ha atrapado aire en el pulmón, y descartará otros procesos. Puede luego hacerle pruebas cutáneas para descubrir los desencadenantes, es el Prick test, y luego le hará una espirometría: se le hará soplar por un tubo para vez cuanto aire es capaz de entrar o sacar del pecho y a qué velocidad lo hace. Si tiene dudas puede ver si le provoca el cierre de los bronquios con dosis infinitesimales de alguna de las substancias que cree le provocan su asma o sustancias químicas (metacolina). Un análisis de sangre puede demostrar que han aumentado un tipo de leucocitos relacionados con la alergia (los eosinófilos) o hay niveles altos de una proteína relacionada con las defensas (inmunidad), la inmunoglobulina E.

¿Cómo se trata?   

En general se dispone de muchos fármacos que permite casi curar completamente las crisis y/o mejorar la sintomatología de cuando se ha hecho crónica. Unos pueden usarse en forma de nebulizadores (es decir el producto, contenido en el envase se aspira: el enfermo lo inhala y actúa localmente, pudiendo alcanzar allí una alta concentración. Su efecto es inmediato y sólo local con lo que se evita toxicidad a distancia. Los hay de muy diferentes tipos. Se habla de broncodilatadores agonistas de receptores beta 2 del bronquio, unos de acción rápida y otros prolongada. Se usan inhalados. Al ser una enfermedad inflamatoria, el uso de corticoides inhalados (a dosis mínimas, de microgramos) a veces la controla. Muchas veces estos se combinan con los anteriores medicamentos.

Otras veces los fármacos se usan por vía oral (pastillas) o intravenosa: Por ej el asma grave con prednisona. Si hay niveles altos de IgE además de esteroides puede ser útil un anticuerpo monoclonal (omalizumab) que se une a esa Ig. Hay otras opciones según la enfermedad: si se asocia a pólipos nasales, en la embarazada, etc. Su médico le ofrecerá el más conveniente.

El tratamiento desensibilizante, la inmunoterapia específica, puede considerarse si las medidas previas no controlan el proceso. Y a veces es útil la dieta alta en magnesio y pescado (rica en ac. grasos omega 3) y/o aprender gimnasia respiratoria. No tenemos medicación que cure el asma, pero si para controlar a la mayoría de los enfermos.

Algunas sugerencias.

Acuda a su médico si tiene síntomas de asma. Si le recetan un inhalador, debe aprender a usarlo bien. Acuda a urgencias si requiere más medicación de lo que le han recomendado para controlarse, si no mejora con el tratamiento y tiene confusión, somnolencia, dolor torácico o el pulso le va muy rápido