Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Acromegalia y gigantismo

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

El gigantismo supone un crecimiento excesivo del cuerpo, favorecido por aumento de la producción de hormona de crecimiento en la hipófisis en un momento en que los huesos pueden aumentar de tamaño, es decir en niños o jóvenes. A veces hay retrasos en la uvi.  La acromegalia aparece cuando esa producción hormonal surge en sujetos cuyos huesos largos no pueden crecer, pues se calificaron los tejidos que permitían que lo siguieran haciendo. Ello supone que se altera la morfología del sujeto, aparecen en él rasgos faciales toscos, crecen la nariz y las orejas, el maxilar inferior, la mandíbula se hace prominente, y da origen a prognatismo, hay edema en partes blandas, crece el vello corporal y el espesor de la piel, así como las glándulas sudoríparas y sebáceas, lo que puede provocar que el sujeto tenga mal olor. La lengua puede hacerse grande, hay macroglosia y el pecho se deforma en su parte central, se hunde, originando el pectum excavatum. Puede haber desestabilidad a la marcha y problemas vasculares en las piernas.

El médico además de explorar al sujeto puede determinar en su sangre la cantidad de hormona de crecimiento que tiene, la GH, o los valores de IGF 1. Otras veces realizar una radiografía de cráneo pues como surge por un aumento de actividad en la glándula hipófisis, por un aumento de tamaño de la misma, habitualmente causada por un tumor benigno que llamamos adenoma hipofisario, está alterada la morfología normal la zona donde está localizada, que es la llamada el silla turca, en la base del cráneo, y que puede valorarse bien mediante radiografías, TAC, o resonancia nuclear magnética.

El tratamiento o se realiza a través de cirugía, que puede ser estereotáxica,  o radioterapia, tratando de suprimir o frenar la secreción o la actividad de la hormona de crecimiento, y otras como el cortisol, estradiol, testosterona y hormonas tiroideas. También puede intentarse con análogos de la somatostatina.