compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Agranulocitosis

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

Entre las células de la sangre hay hematíes o glóbulos rojos, leucocitos o glóbulos blancos y plaquetas. Los leucocitos son de varios tipos, unos tienen gránulos en su citoplasma, es decir en el interior de la célula, pero fuera de la parte central o núcleo. Esos gránulos pueden ser eosinofilos o de color amarillo, basófilos, de color verde o agrisados, los neutrófilos. La cifra normal de leucocitos en sangre es de 5 a 7 mil por milímetro cúbico. De ellos granulocitos son un 20-40 por ciento. Si el sujeto tiene pocos se habla de leucopenia, y sí tiene pocos granulocitos, de granulocitopenia. Si ésta es muy severa, tiene muy pocos, hablamos de agranulocitosis.

Los leucocitos son células que participan en la defensa de nuestro cuerpo contra los agentes infecciosos, en general bacterias, parásitos o virus, y también en la respuesta inflamatoria ante cualquier agresión, por ej. un golpe o traumatismo. La existencia de agranulocitosis deja al sujeto con menos defensas frente a las infecciones, y éstas pueden ser más graves.

¿PODRÍA HABERLA EVITADO?, COMO LA PRESENTO, QUÉ DEBO DECIR A FAMILIARES O AMIGOS PARA QUE NO LA TENGAN?

Muchas agranulocitosis están en relación con la exposición a sustancias químicas. Por ej. para tratar un tumor maligno se dá quimioterapia. Esos medicamentos atacan a las células que se dividen del cuerpo, no solo las cancerosas, por eso es frecuente que el sujeto se quede calvo, y también que se quede sin granulocitos. En ocasiones la agranulocitosis surge por una respuesta anómala de nuestro cuerpo a una sustancia. Existe una enfermedad autoinmune. Otras veces el sujeto tiene un bazo muy grande que los secuestra, y finalmente en ciertas enfermedades de la médula ósea, es decir la fábrica de la sangre puede presentarse.

La manera de evitarla es tener muy clara la administración de esos tóxicos.

¿QUÉ DEBO HACER AHORA PARA MEJORARME?

Acudir al médico, habitualmente un hematólogo, que comprobará el diagnóstico haciendo un análisis de sangre. E indagará la posible causa de ella.

¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO?

Está en relación con la intensidad de la misma y su duración. En casos extremos es muy grave pues el riesgo de infecciones severas está presente.