compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Apendicitis

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

El tubo digestivo tiene varias partes. Después del estómago sigue el intestino delgado, que bien a medir unos ocho metros. En él se distinguen varias zonas: duodeno, yeyuno, e íleon. Al finalizar este hay un tubo muy pequeñito que se llama el apéndice. Esta zona en ocasiones puede obstruirse e inflamarse, dando origen a la llamada apendicitis aguda.

Es un cuadro de origen brusco, habitualmente con dolor localizado a nivel de la parte baja del abdomen hacia la derecha, lo que se llama la fosa ilíaca derecha, aunque a veces empieza a nivel del ombligo. Es más frecuente entre los diez y los 30 años de edad. Suele acompañarse de náuseas y vómitos, y cuando se tocan, diversos puntos de esa zona producen dolor. Otras veces hay flatulencia, acúmulo y expulsión de gases.

¿PODRÍA HABERLA EVITADO?, COMO LA PRESENTO, QUÉ DEBO DECIR A FAMILIARES O AMIGOS PARA QUE NO LA TENGAN?

El proceso surge bruscamente y sin causa clara que lo justifique. Habitualmente es porque se obstruye a partir de los ganglios linfáticos de la zona que al inflamarse aumentan de tamaño.

¿QUÉ DEBO HACER AHORA PARA MEJORARME?

En presencia de esas molestias acudir a un servicio de urgencias. Pues no todos los dolores en la zona son apendicitis.

Allí es muy probable que le valoren las manifestaciones, le exploren el abdomen, puede que le practiquen una ecografía abdominal. Y se plantee la intervención quirúrgica para solucionarle.

¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO?

En general se resuelve siempre bien. Excepcionalmente puede haber una perforación del tubo intestinal con paso de bacterias al abdomen, al peritoneo, lo que puede producir un cuadro de infección generalizada bacteriemia o sepsis. Si el apéndice se ha llenado de pus puede que el cirujano prefiera administrarle antibióticos y mediante un tubo vaciarle el apéndice.