compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Arteriosclerosis

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste la enfermedad?

Es una situación en la que la pared de las arterias, se dañan; estas son los vasos que llevan la sangre a los distintos órganos del cuerpo para que se oxigenen y puedan funcionar bien. En general acumulan grasa, formando lo que llamamos placas de grasa o ateromas, y su luz se altera, es más estrecha y por ello la llegada de la sangre a los órganos se ve dificultada con lo que pueden lesionarse. Si una parte del corazón queda sin riego surge lo que llamamos un infarto de miocardio, si eso sucede en el cerebro se produce un ictus, y si es a nivel del tubo digestivo se desencadena un infarto mesenterico. Sí sucede en los vasos de las piernas duele al caminar y tras andar unos metros hay que pararse para que el dolor desaparezca, es lo que llamamos claudicación intermitente.

2. ¿Qué podría haber hecho yo para no padecerla, y ya que la tengo aconsejar a mis familiares o amigos para que no les aparezca?

Hay muchas circunstancias que favorecen su aparición y que si las evitamos conseguimos que no haya arteriosclerosis, incluso sí está ya se produjo, el suprimir sus causas permiten que pueda regresar. Es muy útil evitar el tabaco si es que fumamos; ayuda mucho tener bien controlada la tensión arterial, y si uno es diabético ayuda mucho tener ajustados los niveles de azúcar en la sangre, la glucemia, bien sea con la dieta, tomando pastillas o inyectándose insulina. También importa controlar el nivel de colesterol malo, el llamado LDL que no debe superar en la sangre los 100 miligramos por decilitro y procurar tener alto el colesterol bueno o HDL. A ser posible en valores superiores a 45 miligramos por decilitro. Todo ello se consigue haciendo una dieta sana, por ej. La dieta mediterránea, que es nuestra dieta tradicional, que es rica en fruta, verduras y pescado, utilizar aceite de oliva o de semillas como el de girasol, y evita las grasas saturadas que abundan en la mantequilla, ciertas carnes grasas, el bacón, y la bollería industrial; también conviene no abusar de las yemas de huevo. De igual manera conviene hacer ejercicio físico a diario, con movilidad y vivir relajados, evitando todo tipo de estrés.

3. ¿Y qué puedo hacer ahora para mejorarme?

Debo acudir a un médico para que valore el grado de lesión de mis arterias y como estoy en relación a las situaciones descritas que favorecen el que se dañen. Puede solicitar análisis de sangre y orina que le informarán del grado de control de algunos de esos factores; en casos concretos puede realizar un tac o practicar radiografías concretas, por ej. Arteriografías en las que se usa un contraste y que permiten conocer cómo está la luz de esos vasos, o ecografías que buscan aclarar la situación en que se encuentra la pared de las arterias, otras técnicas valoraran la capacidad de trabajar nuestro corazón practicando un electrocardiograma, e incluso registrando esté tras hacer que el corazón se esfuerce, lo que llamamos prueba de esfuerzo, que nos informa de su capacidad o reserva en situaciones de sobrecarga o esfuerzo

4. ¿Y cuál es el pronóstico, de la arteriosclerosis?

Puede ser excelente si hacemos lo antedicho, modificamos nuestro esquema vital, ajustamos nuestra dieta y actividad física, procuramos vivir relajados y abandonamos tóxicos como el tabaco. Podemos necesitar y debemos tomar medicamentos que regulen el azúcar o el colesterol de la sangre. En algunos casos, y si la arteria está muy tapada puede que nos aconsejen limpiarla pasando por su interior un tubito o sonda con balón, ponerle en un tubo rígido, que llamamos stent,o que necesitemos cortar un pedazo de la misma y sustituirlo por un trozo de alguna de nuestras venas, lo que llamamos hacer un by-pass. Estas circunstancias son más complejas pues además de operación van a exigir más controles y en muchos casos la toma de medicamentos que aseguren que nuestra sangre está fluida y no se pega a las zonas en que se ha intervenido.