compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Bronquiectasias

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

1. En qué consiste la enfermedad

La bronquiectasia es una dilatación anormal e irreversible del árbol bronquial, encargado de conducir el aire desde la tráquea hasta el final de la unidad funcional respiratoria, del pulmón, lo que llamamos el alveolo. Pueden estar localizadas o generalizadas.

Sus síntomas más habituales son: Infecciones bronquiales de repetición, Tos, Pitidos, Dificultad respiratoria o Sangrado de las vías respiratorias (hemoptisis)

Las bronquiectasias pueden estar causadas por una enfermedad previa en el pulmón (neumonía, tuberculosis, radioterapia), asociarse a enfermedades respiratorias crónicas (EPOC, asma, estenosis bronquiales) o incluso a enfermedades generales como fibrosis quística, inmunodeficiencias o enfermedad inflamatoria intestinal.

La sintomatología en el paciente se va presentando progresivamente. Puede pasar desde unas semanas, hasta años tras el suceso que provoca la bronquiectasia. Los síntomas son variados y pueden incluir: Piel con color azul. Halitosis o mal aliento bucal. Tos crónica con esputo fétido (flema originada en el pulmón con mal olor): viene acompañada de expectoración (expulsión por la boca de sustancias que provienen de los pulmones) y es más fuerte por las mañanas a causa de las secreciones que acumula el paciente por la noche. Infecciones bronquiales repetidas. Dedos de la mano hinchados en la parte más distal (en palillo de tambor). Expectoración con sangre originada en los bronquios o los pulmones. Fiebre. Tos cuando el paciente se tumba, especialmente de lado. La tos suele producir expectoración con pus. Fatiga. Dolor torácico. Palidez. Disnea o problemas respiratorios y descenso progresivo de la función pulmonar, en especial cuando se hace deporte. Perdida de peso. Sibilancias o sonido que hace el aire que se genera en las vías respiratorias cuando están obstruidas o congestionadas.

Las bronquiectasias se pueden clasificar de varias formas:

  • Congénitas: en el caso de los enfermos que nacen con bronquiectasias.
  • Adquiridas: puede ser gracias a infecciones, obstrucciones bronquiales localizadas (tanto extrínseca u originadas en el pulmón, como intraluminal provocado por un objeto externo) o por daño bronquial debido a factores químicos.

O dependiendo de su localización:

  • Localizadas: situadas en una zona concreta del pulmón, aparecen por tener una infección localizada.
  • Difusas: en pacientes con fibrosis quística o inmunodeficiencias.

2. ¿Podría haberla evitado, o qué debo decir a familiares o amigos para que no la tengan?

Evitar las infecciones pulmonares como la neumonía (infección del parénquima pulmonar). Para esquivar infecciones como la tosferina o el sarampión, lo mejor es vacunarse frente a ellas. Otra de las recomendaciones es poner a los pacientes de cualquier edad la vacuna anual antigripal y la antineumocócica, para tratar de disminuir las agudizaciones. El tabaco y la contaminación son factores que incrementan la posibilidad de padecer una infección y por consiguiente, bronquiectasias. Se recomienda huir de estos hábitos y mantener un control ambiental de la zona donde se habita fundamentalmente.

3. ¿Qué puedo hacer ahora para mejorarme?

Acudir a un médico de familia, internista o neumólogo. El auscultará los sonidos que provienen del tórax para ver si localiza alguna anomalía. También realizará otras pruebas de imagen y diagnóstico, como son: Análisis de sangre. Radiografía de tórax. Cultivo de esputo: examen de laboratorio en el que se buscan las causas que originan una determinada infección. Análisis sanguíneo completo (Hemograma). Y en determinados casos prueba de precipitina para asperglosis, Prueba de sudor para descartar la fibrosis quística, o pruebas cutáneas para averiguar si el paciente sufrió tuberculosis en el pasado (tuberculina), Electroforesis de inmunoglobulinas en suero: prueba que mide los anticuerpos a partir de un análisis de sangre, Tomografía Computerizada de tórax. Una Broncoscopia es una prueba que explora la vía aérea y permite obtener muestras biológicas. O una Gammagrafía de ventilación-perfusión: es una técnica que consiste en la introducción de un radiofármaco en el organismo que facilita la localización de zonas afectadas por las bronquiectasias.

Confirmado el diagnóstico me ofrecerá tratamiento, fundamentalmente para mantener libres las vías respiratorias y evitar posibles obstrucciones y complicaciones derivadas de las bronquiectasias así como controlar las infecciones y el esputo (secreción o flema que puede provenir de cualquier zona del aparato respiratorio). Así pues utilizará medicamentos, antibióticos o fluidificantes, o antiinflamatorios, ejercicios de fisioterapia y posturales, en algún caso cirugía para extirpar parte del pulmóm.

4. ¿Cuál es el Pronóstico?

Depende del paciente y la causa de la patología, el pronóstico de las bronquiectasias han mejorado en los últimos años, gracias a los avances en medicina y en los métodos diagnósticos.

En algunos casos, las infecciones son crónicas y requieren tratamientos prolongados o intermitentes con antibióticos inhalados o por vía sistémica (oral o endovenosa). En esos casos, la fisioterapia respiratoria para drenaje de secreciones es clave para mejorar los síntomas y disminuir las infecciones.