compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Bronquitis crónica y aguda

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. En qué consiste

La bronquitis es la inflamación de los conductos bronquiales, las vías respiratorias que llevan oxígeno a sus pulmones. Causa tos con mucosidad. También puede causar dificultar para respirar, jadeo, fiebre baja y presión en el pecho. Existen dos tipos de bronquitis: aguda y crónica. 

La bronquitis crónica es un tipo de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica). Los bronquios inflamados producen una secreción mucosa abundante. Esto conduce a tos y dificultad para respirar. El fumar cigarrillos es la causa más común. Respirar aire contaminado, humo y polvo por un período prolongado también puede causarla. 

Para diagnosticar la bronquitis crónica, su médico va a buscar signos y síntomas y escuchar su respiración. Usted también puede tener otras pruebas.

La bronquitis crónica es una condición a largo plazo que reaparece o nunca desaparece por completo. Si usted fuma, es importante dejar de hacerlo. El tratamiento puede ayudar con sus síntomas. A menudo incluye medicamentos para abrir sus vías respiratorias y eliminar la mucosidad. Usted también puede necesitar terapia con oxígeno. La rehabilitación pulmonar puede ayudarle a tener mejor calidad de vida. ¿Cuáles son los signos y síntomas de la bronquitis?

2. Bronquitis aguda

La bronquitis aguda causada por una infección se presenta por lo general después de un resfriado o una gripe. Los síntomas del resfriado o la gripe consisten en dolor de garganta, agotamiento (cansancio), fiebre, dolores en el cuerpo, congestión y goteo nasal, vómito y diarrea.

El principal síntoma de bronquitis aguda es la tos persistente, que puede durar entre 10 y 20 días. La tos puede producir mucosidad incolora (una sustancia pegajosa). Si la mucosidad es amarillenta o verdosa, es posible que usted tenga además una infección bacteriana. Incluso después de que haya desaparecido la infección, es posible que usted todavía tenga tos seca durante días o semanas.

Otros síntomas de la bronquitis aguda comprenden sibilancias (silbidos o chillidos al respirar), fiebre leve y presión o dolor en el pecho.

Si la bronquitis aguda es grave, usted también puede tener sensación de falta de aliento, especialmente cuando realiza una actividad física. 

3. Bronquitis crónica

Entre los signos y síntomas de la bronquitis crónica están la tos, las sibilancias y las molestias en el pecho. La tos puede producir grandes cantidades de mucosidad. Este tipo de tos se conoce con frecuencia como tos de fumador.

4. ¿Cómo se diagnostica la bronquitis?            

Por lo general, el médico diagnostica la bronquitis con base en los signos y síntomas. Es posible que le haga preguntas sobre la tos, por ejemplo, cuánto tiempo la ha tenido, qué tipo de mucosidad o expectoración tiene y cuánto tose.

Probablemente también le pregunte:

  • Sobre sus antecedentes médicos
  • Si tuvo hace poco un resfriado o una gripe
  • Si fuma o pasa tiempo con personas que fumen
  • Si ha estado expuesto a polvo, gases, vapores o contaminación del aire

El médico le oirá el pecho con un estetoscopio en busca de sibilancias (silbidos o chillidos al respirar) o de otros sonidos anormales de los pulmones. También puede:

  • Examinar la mucosidad (expectoración) para ver si usted tiene una infección bacteriana.
  • Analizar las concentraciones de oxígeno que usted tiene en la sangre. Para hacerlo usará un sensor que se pone en un dedo de la mano o del pie.
  • Recomendar que se haga una radiografía de tórax, unas pruebas de función pulmonar o unas pruebas de sangre.

5. ¿Cómo se trata la bronquitis?

Los principales objetivos del tratamiento de la bronquitis aguda y crónica consisten en aliviar los síntomas y hacer que sea más fácil respirar.

Si usted tiene bronquitis aguda, el médico puede recomendarle que descanse, tome muchos líquidos y tome aspirina (si es adulto) o acetaminofén para la fiebre.

Para la bronquitis aguda por lo general no se recetan antibióticos, porque los antibióticos no actúan contra los virus, que son las causas más frecuentes de la bronquitis aguda. Sin embargo, si el médico cree que usted tiene una infección bacteriana, le puede recetar antibióticos.

Con ayuda de un humidificador o de vapor se puede aflojar la mucosidad y aliviar las sibilancias y el flujo limitado de aire. Si la bronquitis causa sibilancias, es posible que usted necesite una medicina inhalable para despejar las vías respiratorias. Esta medicina se toma con un inhalador. Este dispositivo le permite a la medicina llegar directamente a los pulmones.

El médico también puede recetarle medicinas para aliviar o disminuir la tos y para la inflamación de las vías respiratorias (especialmente si la tos persiste).

Si sufre bronquitis crónica y le han diagnosticado además enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) (llamada COPD en inglés), tal vez necesite medicinas para despejar las vías respiratorias y eliminar la mucosidad. Entre estas medicinas se cuentan los broncodilatadores (inhalables) y los esteroides (inhalables o en pastillas).

Si tiene bronquitis crónica, el médico puede recetarle terapia con oxígeno. Este tratamiento puede ayudarle a respirar mejor y le proporciona al cuerpo el oxígeno que necesita.

Una de las mejores formas de tratar la bronquitis aguda y crónica es eliminar lo que causa irritación y daño en los pulmones. Si usted fuma, es muy importante que deje de hacerlo.

Pregúntele a su médico qué programas y productos pueden ayudarle a dejar de fumar. Trate de evitar el humo de otros fumadores y los irritantes pulmonares como polvo, gases, vapores y contaminación del aire.

Si desea obtener más información sobre cómo dejar de fumar, 

6. ¿Cómo se puede prevenir la bronquitis?

La bronquitis aguda y la bronquitis crónica no siempre se pueden prevenir. Sin embargo, se pueden tomar medidas para que el riesgo de contraerlas sea menor. Lo más importante es dejar de fumar o no empezar a hacerlo.

Además, trate de evitar otros irritantes pulmonares, como el humo de otros fumadores, el polvo, los gases, los vapores y la contaminación del aire. Por ejemplo, cúbrase con una mascarilla la boca y la nariz cuando use pintura, removedor de pintura, barniz o cualquier otra sustancia que produzca gases intensos. Así se protegerá los pulmones.

Lávese las manos con frecuencia para disminuir la exposición a todo tipo de microbios. Tal vez el médico le recomiende que se ponga la vacuna contra la gripe todos los años y la vacuna contra la neumonía.

Si usted tiene bronquitis crónica, puede tomar medidas para controlar los síntomas. Con cambios en su estilo de vida y atención médica continua usted puede controlar la enfermedad.

7. Cambios en el estilo de vida

El paso más importante es no adquirir el hábito de fumar o dejar de fumar, si ya lo hace. Pregúntele a su médico sobre programas y productos que puedan ayudarlo a dejar de fumar.

Además, trate de evitar otros irritantes pulmonares, como el humo de otros fumadores, el polvo, los gases, los vapores y la contaminación del aire. Así mantendrá sanos los pulmones.

Lávese las manos con frecuencia para disminuir el riesgo de contraer una infección viral o bacteriana. Trate de mantenerse alejado de personas resfriadas o que tengan gripe. Vaya al médico de inmediato si tiene signos o síntomas de resfriado o de gripe.

Consuma una alimentación saludable y realice tanta actividad física como le sea posible. La alimentación saludable comprende variedad de frutas, verduras y cereales integrales. También abarca carnes magras o con poca grasa, pollo, pescado, frijoles, leche descremada o semidescremada y productos lácteos descremados o semidescremados. Una alimentación saludable contiene pocas grasas saturadas, grasas trans, colesterol, sodio y azúcar.

8. Atención médica continua

Vaya al médico con regularidad y tómese todas las medicinas como éste se lo indique. Además, pregúntele al médico si debe aplicarse la vacuna contra la gripe una vez al año y la vacuna contra la neumonía.

Las personas que tienen bronquitis crónica a menudo respiran rápidamente. Pregúntele al médico acerca de una manera de respirar frunciendo los labios. Este método disminuye la frecuencia con que se respira y ayuda a mantener las vías respiratorias despejadas por más tiempo. Así, la cantidad de aire que entra y sale de los pulmones es mayor y usted puede realizar más actividad física.

Este tipo de respiración se realiza respirando profundamente a través de la nariz y dejando salir el aire lentamente por la boca, con los labios fruncidos como si estuviera apagando una vela. El tiempo de exhalación es el doble o el triple del tiempo de inhalación. A algunas personas les resulta útil contar hasta dos cuando inhalan y hasta cuatro o seis cuando exhalan.