compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Cálculos renales

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

Los cálculos renales (litiasis renal, nefrolitiasis) son depósitos duros de minerales y sales que se forman dentro de los riñones.

Los cálculos renales tienen muchas causas y pueden afectar cualquier parte de las vías urinarias, desde los riñones hasta la vejiga. En general, los cálculos se forman cuando la orina se concentra, lo que permite que los minerales se cristalicen y se unan.

Expulsar los cálculos renales puede ser bastante doloroso, pero, en general, los cálculos no producen daños permanentes si se los identifica de forma oportuna. Según sea el caso, es posible que solo tengas que tomar analgésicos y mucha agua para expulsar un cálculo renal. En otros casos —por ejemplo, si los cálculos se alojan en las vías urinarias, están relacionados con una infección urinaria o causan complicaciones— es posible que se necesite una cirugía.

Un cálculo renal puede no causar síntomas hasta que comienza a desplazarse por el riñón o hasta que pasa por el uréter (el tubo que conecta el riñón y la vejiga). En ese momento, podrías tener los siguientes signos y síntomas: Dolor intenso a los lados y en la parte posterior, debajo de las costillas, dolor que se extiende hacia la parte inferior del abdomen y hacia la ingle, dolor que viene en oleadas y cuya intensidad fluctúa, dolor al orinar, orina de color rosa, rojo o marrón, orina turbia o con olor desagradable, náuseas y vómitos, necesidad constante de orinar, hacerlo en pequeñas cantidades o ser difícil orinar, otras veces aparece    Fiebre y escalofríos si existe una infección

El dolor causado por un cálculo renal puede cambiar (por ejemplo, puede trasladarse a una ubicación diferente, o su intensidad puede aumentar) a medida que se desplaza a través de las vías urinarias.

¿PODRÍA HABERLA EVITADO?, COMO LA PRESENTO, QUÉ DEBO DECIR A FAMILIARES O AMIGOS PARA QUE NO LA TENGAN?

Las siguientes medidas pueden ser útil es:  Bebe agua todo el día, consume menos alimentos ricos en oxalatos: ruibarbo, remolacha, quimbombó, espinaca, acelga, batatas, nueces, té, chocolate y productos de soja; elige una dieta con bajo contenido en sal y proteínas animales; ten cuidado con los suplementos de calcio. Para ayudarte a prevenir la formación de cálculos de calcio, tu médico puede recetarte un diurético con tiacida o una preparación que contenga fosfato; zyloric, medicamentos para bajar los niveles de ácido úrico en la sangre y en la orina, además de un medicamento para que la orina se mantenga alcalina. En algunos casos, el alopurinol y un agente alcalinizante pueden disolver los cálculos de ácido úrico.

Para prevenir los cálculos de estruvita, el médico puede recomendar estrategias para que la orina no tenga bacterias que causen infección.

Los cálculos de cistina pueden ser difíciles de tratar.

¿QUÉ DEBO HACER AHORA PARA MEJORARME?

En presencia de alguna de las molestias descritas acudir a su médico. Este además de explorarle le practicará pruebas tales como análisis de sangre y orina, pruebas de imagen como radiografías, urografías, urografías por tac, análisis de las piedras si es que las elimina.

Luego le ofrecerá tratamiento o que varía en función del tipo de cálculo y de su causa. si son pequeños le animará a qué beba mucha agua, usar algún analgésico, o medicación alfa-bloqueante, que relaja los músculos del uréter y ayuda a expulsar el cálculo renal más rápido y con menos dolor. Si el cálculo es grande y doloroso   puede plantearse utilizar ondas sonoras para destruir el cálculo, lo que se llama litotricia extracorpórea. También puede emplearse cirugía para extraer los cálculos renales muy grandes. Un procedimiento llamado «nefrolitotomía percutánea», o usar un endoscopio para extraer los cálculos. Para extraer un cálculo pequeño alojado en el uréter o en el riñón, el médico puede introducir un tubo delgado que posee una luz y una cámara (ureteroscopio) a través de la uretra y de la vejiga hasta llegar al uréter.

¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO?

Suele ser bastante bueno puesto que hay muchos procedimientos para abordar la situación.