compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Cáncer de pulmón

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste la enfermedad?

El cáncer de pulmón es uno de los cánceres más comunes en el mundo. Es la principal causa de muerte por cáncer entre los hombres y las mujeres en los Estados Unidos. El cáncer es una enfermedad en la cual las células del cuerpo comienzan a multiplicarse sin control. El cáncer de pulmón comienza en los pulmones y se puede diseminar a los ganglios linfáticos o a otros órganos del cuerpo, como el cerebro. A su vez, el cáncer originado en otros órganos se puede diseminar a los pulmones, lo que  se llama metástasis. 

Los cánceres de pulmón por lo general se agrupan en dos tipos principales, de células pequeñas y de células no pequeñas. Estos tipos de cáncer crecen de manera distinta y requieren distintos tratamientos. El cáncer de pulmón de células no pequeñas es más frecuente que el cáncer de pulmón de células pequeñas Los investigadores han identificado varios factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de contraer cáncer de pulmón.

Los síntomas comunes del cáncer de pulmón incluyen:

  • Una tos que no desaparece y empeora con el tiempo 
  • Dolor constante en el pecho 
  • Tos con expectoración con sangre 
  • Falta de aire al inspirar, silbidos al respirar o ronquera 
  • Neumonías o bronquitis repetidas
  • Inflamación del cuello y la cara 
  • Pérdida del apetito o pérdida de peso 
  • Fatiga, cansancio al esfuerzo o  todo el tiempo 

Estos síntomas también pueden aparecer con otras enfermedades. Las personas que tienen síntomas deben consultar a su médico para que pueda determinar la causa.

Hemos comentado que existen muchos tipos de cáncer de pulmón. Cada uno de ellos crece y se disemina de un modo distinto y se trata de una forma diferente. El tratamiento también depende del estadio o de qué tan avanzado se encuentre. El tratamiento puede incluir quimioterapia, radiación y cirugía. El cáncer de pulmón es uno de los cánceres más comunes en el mundo. Es la principal causa de muerte por cáncer entre los hombres y las mujeres en los Estados Unidos. 

2. ¿Qué podría haber hecho para evitarle, o puesto que lo padezco, que podía decir a amigos o familiares para que no lo tengan?

El fumar cigarrillos causa la mayoría de los cánceres de pulmón. A mayor cantidad de cigarrillos diarios que fume y cuanto más joven se comienza a fumar, mayor será el riesgo de desarrollar un cáncer de pulmón. Las personas que fuman cigarrillos son entre 15 y 30 veces más propensas a contraer cáncer de pulmón o a morir debido a esta enfermedad que las personas que no fuman. Incluso fumar unos cuántos cigarrillos al día o de manera ocasional aumenta el riesgo de contraer cáncer de pulmón. Cuando una persona respira el humo secundario, el de las pipas o los puros que fuman otras personas (humo secundario) es como si estuviera fumando del cigarrillo, también causa cáncer de pulmón.

La exposición a altos niveles de contaminación, radiación y asbesto también puede aumentar el riesgo. O si me dieron radioterapia en el tórax.

3. ¿Y ahora qué puedo hacer para mejorarme?

Acudir a un médico que me ayude, neumólogo u oncólogo. Me estudiará, sólicitará pruebas de imagen, por ej. un tac de tórax, a veces de cráneo, puede precisar una endoscopia y análisis bioquímicos. Luego me indicará posibilidades del tratamiento, en función de su tamaño, localización y extensión. Este puede ser la extirpación, rara vez por endoscopia, más frecuentemente abriendo el tórax, lo que se llama toracotomía. Puede ser con radioterapia, o mediante medicación, la quimioterapia. En algunos casos hay que combinar estos tratamientos para obtener el mejor resultado posible.

4. ¿Cuál es el pronóstico? 

Depende del tipo de tumor, su tamaño y extensión. Debemos saber que las personas que dejan de fumar tienen menos riesgo de padecer cáncer de pulmón que si continuaran fumando, pero más riesgo que las que nunca fumaron. Dejar de fumar a cualquier edad puede reducir el riesgo de cáncer de pulmón.