Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Cáncer testicular

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste el cáncer testicular?

El cáncer consiste en que algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y pueden viajar y seguir creciendo en los tejidos de alrededor. En el cáncer testicular, estas células que se dividen son las que encontramos en los testículos (las glándulas reproductoras masculinas que están localizadas en el escroto). Se trata de un tumor poco frecuente a nivel global, pero es el más común en varones entre 15 y 35 años. Se manifiesta como una masa escrotal asintomática y dura. A veces puede producir molestias, dolor testicular o sensación de pesadez en el escroto.

En el testículo encontramos distintos tipos de células, por tanto, en función de cuales sean las afectadas tendremos distintos tipos de tumores con diferencias en el tratamiento y en el pronóstico. Lo más frecuente es que afecte a las células germinales que son las que producen los espermatozoides.

Dentro de estos tumores de células germinales también podemos encontrar otros tipos:

  • Seminoma: Es el más frecuente de los tumores testiculares. Es una forma de cáncer de crecimiento lento que ocurre normalmente en los hombres entre los 30 y 40 años de edad.
  • No seminoma: Este tipo tiende a crecer más rápidamente. De nuevo, en función de cuales sean las células afectadas encontramos distintos subtipos de tumor no seminoma como son: coriocarcinoma (poco frecuente), carcinoma embrionario, teratoma y tumor de saco vitelino.

Los tumores que no afectan a las células que producen espermatozoides son los tumores no germinales. Es un tipo poco frecuente de tumor testicular, más habitual en la infancia. Los tipos principales son tumores de células de Leydig, tumores de células de Sertoli y gonadoblastoma.

Por último podemos tener un tumor testicular que sea secundario a otro tumor en otra parte del cuerpo.

2. ¿Qué podría haber hecho para no padecerlo?

Se recomienda realizarse un auto examen testicular cada cierto tiempo, pudiendo ayudar a detectar el cáncer testicular en un estadio temprano, lo cual es importante para lograr un tratamiento exitoso y una mayor supervivencia.

Sin embargo, aunque esto ayuda a detectarlo antes, no se conoce a día de hoy ninguna estrategia a seguir por la población general para prevenir la aparición de este tipo de cáncer. Esto se debe a que se desconoce la causa exacta que provoca el cáncer testicular, pero se ha visto la influencia de algunos factores que pueden aumentar el riesgo de que un hombre lo desarrolle:

  • Criptorquidia (uno o ambos testículos no logran bajar hacia el escroto antes del nacimiento): ha demostrado tener una clara relación con el tumor testicular de tal manera que los varones con criptorquidia tienen de 3 a 14 veces más riesgo.
  • Antecedentes familiares de cáncer testicular: Aunque no se ha podido demostrar la influencia genética, se observan más casos en gemelos y familiares de enfermos con tumor testicular.
  • Haber padecido previamente un tumor testicular hace más probable desarrollar un nuevo tumor en el otro testículo.
  • La administración de estrógenos durante el embarazo aumenta la aparición de tumor testicular hasta en un 5% de los hijos de las madres tratadas.
  • Infecciones por VIH y Virus Epstein-Barr
  • Atrofia del testículo tras infecciones
  • Exposición a ciertas sustancias químicas productoras de cáncer    

3. ¿Qué debo hacer para curarme o mejorarme?

Mediante la exploración física notaremos una masa en el escroto, la bolsa que rodea los testículos, la masa es dura y no dolorosa. Tras esto se recomienda realizar una ecografía que nos dará datos acerca de la masa, orientándonos hacia si puede ser un tumor o no. En una muestra de sangre se buscarán unos marcadores que pueden ayudarnos también sobre el tipo de tumor.

Para tratar de determinar como de avanzada está la enfermedad se pueden solicitar otras pruebas como un TAC y/o radiografías.

La cirugía es una parte fundamental del tratamiento. Es el primer paso a realizar y consiste en la extirpación del testículo (orquiectomía). Esto, además, nos proporcionará información importante acerca del tipo de tumor y si sus células han viajado fuera del escroto a otros tejidos. Según esto, se añadirá radioterapia o quimioterapia tras la cirugía, o bien, podrá realizarse seguimiento clínico del paciente. La radioterapia por lo general se usa sólo para el seminoma mientras que la quimioterapia puede usarse en todos.

4. ¿Cúal es el pronóstico?

En la actualidad es uno de los tumores malignos con menos mortalidad gracias a un diagnóstico más precoz y un tratamiento más eficaz. La tasa de supervivencia para los hombres con seminoma en estadio temprano es mayor al 95%.

Como complicaciones del tratamiento podemos encontrar el sangrado e infección después de la cirugía; y la esterilidad. En caso de que usted quiera tener hijos en el futuro, puede realizarse un estudio de fertilidad y guardar el semen para una fecha posterior.