compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Celiaquía

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿EN QUÉ CONSISTE LA ENFERMEDAD?

Es una enfermedad que llamamos autoinmune porque el organismo produce anticuerpos contra él mismo. El sujeto es alérgico al gluten que contienen algunos alimentos, eso provoca la respuesta, que habitualmente se localiza a nivel digestivo, pero que puede afectar a todo el organismo.

2. ¿PODRÍA HABERLA EVITADO?, COMO LA PRESENTO QUÉ DEBO DECIR A FAMILIARES O AMIGOS PARA QUE NO LA TENGAN?

No podemos modificar nuestro sistema inmune, pues viene condicionado genéticamente, pero sí podemos evitar tomar gluten. Este se encuentra presente en los cereales, tales como trigo, avena, centeno y cebada. Hacerlo daña la parte más interna de la pared del intestino delgado, lo que se llaman vellosidades intestinales, que es por donde se absorben los alimentos. Al sufrirlo, éstos se eliminan, produce diarrea crónica y el organismo se queda sin nutrientes. En los niños puede haber pérdida de peso y retraso en el crecimiento, junto con la aparición de aftas bucales. Es más frecuente en los que padecen síndrome de Down, y a veces se asocia a lesiones autoinmunes en otros órganos como en el tiroides (tiroiditis), en las articulaciones o la diabetes.

3. ¿QUÉ DEBO HACER AHORA PARA MEJORARME?

Importa verificar su diagnóstico. No es fácil siempre, pues los autoanticuerpos pueden no pasar a la sangre, y no se detectan en ella. Se asegura con una biopsia del intestino, que muestra alteración de su estructura, pero hacerla es engorroso.

Tras diagnosticarse importa suprimir al gluten de por vida, y en ocasiones también la lactosa, pues con frecuencia se asocia déficit de lactasa. También puede requerir suplementos vitamínicos.

4. ¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO?

Es bueno si eliminamos el gluten de la dieta y no ha habido daños importantes. Exige ser muy cuidadoso con los que tomamos, pues muchos de los que tienen conservantes o colorantes, espesantes y aromas le incluyen.