compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Cirrosis hepática

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿EN QUÉ CONSISTE LA ENFERMEDAD?: 

La cirrosis hepática es la fase final de la enfermedad hepática crónica con fibrosis (endurecimiento del hígado) que ocasiona el mal funcionamiento del mismo y sus complicaciones, por la dificultad de pasar la sangre a través del mismo, con aumento de presión en la vena porta, lo que ocasiona las principales complicaciones de la misma, que son la Hemorragia Digestiva por varices esofágicas o gástricas, la acumulación de líquido sobre todo en el abdomen (ascitis) y piernas; y los episodios de desorientación (encefalopatía) por la intoxicación de la sangre al no pasar ésta por el filtro del hígado. Existen otro tipo de complicaciones muy graves como la peritonitis bacteriana espontánea (infección de la ascitis), el síndrome hepatorenal o el síndrome hepatopulmonar.
                        
Las causas principales de la enfermedad son el abuso crónico de alcohol, las hepatitis víricas tipo B o C y menos frecuentes otras causas como enfermedades autoinmunes o hereditarias, ciertos medicamentos o tóxicos, y últimamente se está relacionando con la acumulación de grasa en el hígado asociado sobre todo a la obesidad, la diabetes tipo 2, el aumento de grasas en sangre y la vida sedentaria.

2. ¿QUÉ PODRIA HABER HECHO PARA NO PADECERLA Y DEBO CONTAR A MIS FAMILIARES Y AMIGOS PARA QUE NO LA PADEZCAN?

  • Evitar el abuso de alcohol y cambios en los hábitos de vida, evitando el sedentarismo y la obesidad.
  • Evitar el consumo de drogas por vía parenteral y sobre todo no compartir jeringuillas ni otros instrumentos para el consumo por via nasal. Evitar los tatuajes en gabinetes poco higiénicos.
  • No compartir enseres de personas que padezcan hepatitis crónica, que puedan estar en contacto con la sangre como peines, cortauñas, tijeras, etc
  • Tener relaciones sexuales con protección (preservativo) sobre todo si es con otros hombres o con muchas parejas.
  • Controles analíticos, al menos anuales, para descartar diabetes, aumento de grasas o alteración de las pruebas hepáticas, más en los grupos de riesgo de tener el virus, entre los que se incluyen los drogadictos por vía parenteral, internos de instituciones penitenciarias, receptores de productos sanguíneos u órganos sólidos anteriores a 1992, hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres o prostitutas y pacientes en hemodiálisis. Permite descartar la infección por el virus B y C
  • Si tengo hepatitis crónica por virus B se debe valorar a mi entorno familiar ya que existe una vacuna eficaz para evitar el contagio. 

3. DE AQUI EN ADELANTE ¿QUÉ DEBO HACER PARA MEJORARME O CURARME?.

Tanto si ya tengo una cirrosis como si se me aprecia una hepatitis crónica o una esteatohepatitis debo suprimir completamente el consumo de alcohol, inclusive la cerveza sin alcohol. Evitar la vida sedentaria y la obesidad. Tratar la diabetes o el aumento de grasas en sangre si se tienen. Acudir a los controles establecidos por mi especialista en Hepatología para valorar si es subsidiara de tratamiento ya que en el momento actual contamos con tratamientos muy efectivos para la Hepatitis B o C con mínimos efectos secundarios. La cirrosis en sí no tiene cura aunque si se puede vivir con ella durante muchos años evitando la progresión y las complicaciones.

4. ¿CUAL ES EL PRONÓSTICO?

Depende de lo avanzada que se encuentre la enfermedad y si ya ha desarrollado complicaciones. Si dejó de beber o si se puede curar la Hepatitis crónica es posible que la enfermedad quede como parada y no desarrolle complicaciones pudiendo vivir una vida prácticamente normal.

Debo acudir periódicamente a mi médico especialista para reconocer las complicaciones de la cirrosis en el primer momento en que son tratables, sobre todo el desarrollo del hepatocarcinoma para lo que se me practicará analítica y Ecografía cada 6 meses y TAC o Resonancia si no queda claro.

Si ya se han desarrollado las complicaciones de la misma como la retención de líquidos es importante el no tomar sal en las comidas. Evitar el estreñimiento para disminuir la tasa de encefalopatía y tomar los tratamientos indicados por nuestro médico.

Si la enfermedad está muy avanzada es necesario el control exhaustivo por el Hepatólogo para valorar si se es susceptible de Trasplante hepático lo que curaría la enfermedad, para lo que es necesario el llevar al menos 6 meses sin tomar nada de alcohol, para evitar el desarrollo de una nueva cirrosis sobre el hígado trasplantado.