compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Coagulacion intravascular diseminada. CID

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

La coagulación intravascular diseminada (CID) consiste en la generación excesiva y anormal de trombina y fibrina en la sangre circulante. Durante el proceso, hay aumento de la agregación plaquetaria y del consumo de factores de coagulación.

En algunos casos de CID, se forman pequeños coágulos de sangre en los vasos sanguíneos. Algunos de estos coágulos pueden taponar los vasos y cortar el riego sanguíneo normal a órganos, como el hígado, el cerebro o los riñones. La falta de flujo sanguíneo puede dañar y ocasionar una lesión grave a los órganos.

En otros casos de CID, las proteínas de la coagulación en la sangre se consumen. Cuando esto sucede, usted puede estar en riesgo de sangrado serio, incluso a raíz de una lesión menor o sin lesión. También se puede presentar sangrado que comienza de manera espontánea. La enfermedad también puede provocar que sus glóbulos rojos sanos se fragmenten y se desintegren cuando viajan a través de los pequeños vasos que están llenos de coágulos. El riesgo es de sangrados no controlados u obstrucción de ciertos vasos.

¿PODRÍA HABERLA EVITADO?, COMO LA PRESENTO, QUÉ DEBO DECIR A FAMILIARES O AMIGOS PARA QUE NO LA TENGAN?

Los factores de riesgo para la CID, algunos evitables incluyen:

  • Reacción a una transfusión de sangre que no es compatible, padecer un cáncer, especialmente ciertos tipos de leucemia, o inflamación del páncreas (pancreatitis) o del hígado, tener una Infección en la sangre, especialmente por bacterias u hongos.
  • Puede ser una complicación del embarazo (como la placenta que queda después del parto), presentar una lesión tisular grave (como en quemaduras y traumatismo craneal), haber sufrido cirugía o anestesia recientes o padecer un hemangioma grande (un vaso sanguíneo que no está formado apropiadamente)

¿QUÉ DEBO HACER AHORA PARA MEJORARME?

En presencia de sangrado anormal o déficits bruscos de órganos que podrían deberse a obstrucción de vasos, en un sujeto en el que se dan las circunstancias antedichas acudir con urgencia a un hospital.

Allí verificarán el diagnostico con análisis sencillos de sangre, y le ofrecerán tratamiento. El tratamiento consiste en la corrección de la causa y la reposición de plaquetas, factores de la coagulación (en plasma fresco congelado) y fibrinógeno (en crioprecipitado) para controlar la hemorragia grave. La heparina se puede usar como tratamiento (o profilaxis) en pacientes con CID de lenta evolución que presentan tromboembolia venosa (o tienen riesgo de ésta).

¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO?

Es muy variable según la intensidad del proceso y precocidad o no del diagnóstico.