compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Colelitiasis

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste esta enfermedad?

La palabra litos es de origen griego y significa piedra. Litiasis biliar expresa que el material que contiene, que en general ha sido producido por el hígado, y en el que hay contenido sólido, precipitan en forma de piedras que obstruyen los canales de la vesícula, o a ella misma. Habitualmente miden unos 20 milímetros, pero otras veces pueden ser microscópicos, y otros tan grandes que ocupan la vesícula. Solemos calificar a la enfermedad como colelitiasis.

Esas piedras están compuestas de colesterol, que es una grasa que nos llega con los alimentos.

2. ¿Podría haberla evitado y qué debo decir a familiares o amigos para que la eviten?

Las piedras en la vesícula son muy frecuentes en mujeres, sobre todo sí han tenido muchos hijos, es decir son multíparas, obesas y si toman alimentos ricos en grasa y pobres en fibra. También sí toman anovulatorios. Algunas de estas circunstancias podemos evitarlas, y con ello facilitar tener piedras en la vesícula.

3. ¿Qué puedo hacer para mejorarme?

En presencia de alguna de las molestias que puede causar, acudir al médico. Puede ser el de cabecera o el especialista en digestivo. Hay que saber que la mitad de los casos cursan sin síntomas, son asintomáticas. Otras veces producen gases, lo que llamamos flatulencias. También notamos que las grasas se nos hacen difíciles de digerir, puede haber estreñimiento o digestiones pesadas. Más raro es que tengamos dolor de cabeza, y más aún fiebre.

El especialista me valorará las molestias y me explorará. Es frecuente que solicite una ecografía, que es un procedimiento o en el que se emiten ondas, desde fuera del abdomen, que van atravesando toda esa zona del cuerpo, y los ecos se modifican al atravesar las diferentes vísceras, y reconocen la vesícula y sus posibles cálculos.

Menos habitual es realizar una colecistografía, en la que nos administran una sustancia que es opaca a los rayos X, y luego hacen una radiografía del abdomen, para verificar si hay cálculos. Menos frecuente aún es realizar una colangio-páncreatografía endoscópica retrograda, mediante un tubo introducido por la boca, o una colangiografía percutánea trans-digital. Muy probablemente y a través de un análisis de sangre mida la cantidad de bilirrubina que contiene, y pida pruebas de función hepática para valorar si ese órgano está dañado o sufriendo.

A continuación, me ofrecerá tratamiento. Para el cólico analgésicos, antiinflamatorios y, si tengo vómitos, antieméticos. Para resolver el problema, sales biliares orales, o cirugía, lo que llamamos una colecistectomía por laparoscopia o abriendo  el abdomen. En algunos casos funciona destruir los cálculos mediante ondas de choque, lo que llamamos litotricia.

Todo ello debe complementarse con dietas adecuadas, en las que se eviten las comidas grasas, con muchos picantes. Ingerirlas masticando bien,  despacio y evitando el sobrepeso.

4. ¿Cuál es su pronóstico?

Los cólicos hepáticos se resuelven bien, y tenemos muchas medidas eficaces para evitar la formación de piedras en la vesícula. Algunas veces el problema se complica porque las piedras obstruyen los conductos, eso inflama la vesícula, lo que llamamos colangitis, que cursa con dolor en la zona, fiebre alta y escalofríos. Incluso en algunas ocasiones se nos oscurece la orina y las escleróticas o la piel se colorea de amarillo. Es lo que llamamos ictericia.