compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Coronavirus (COVID-19)

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

Es una enfermedad causada por el coronavirus. En 1960 ya se padeció una situación semejante, el SARS, causada por el COV 2, que es uno de los virus que suele afectar a determinados animales. Entonces se pensó que esos virus procedían de los murciélagos, y después de mutar habían pasado al hombre. En este caso, ignoramos el origen, aunque surgió en la ciudad china de Wuhan.

Estos virus no se pueden multiplicar por sí mismos, necesitan a los humanos, a la maquinaria de los humanos para hacerse copias. Su nombre deriva de que al microscopio a partir del centro se originan puntas como coronas. La enfermedad actual que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calificado de epidemia mundial, se debe al COVID-19 porque la enfermedad se inició en 2019 (nombre científico SARS-CoV-2).

El tiempo entre la infección por el virus, y los primeros síntomas que causa, lo que llamamos el periodo de incubación dura entre 1 o 2 días y 14, con una media de cinco días. Se estima que cada persona infectada llega a transmitir la infección a 2,5 personas, es lo que se llama índice de contagio. Es más alto que el índice de contacto del virus de la gripe, que es de 1,8 personas, pero muchísimo menor que el del SARS.

El contagio se produce a través de las gotitas o partículas que el infectado expulsa al toser o estornudar, o si tocamos objetos contaminados y luego nos tocamos los ojos, la nariz, o la boca.

La infección suele expresarse con fiebre, cansancio, tos seca, dificultades para respirar, a veces dolor de garganta o aumento de la mucosidad nasal, lo que llamamos rinorrea. Generalente, son manifestaciones leves, y aparecen de forma gradual. Algunos no desarrollan ningún síntoma, y el 80 por ciento se recupera sin tratamiento. En el 81%, la enfermedad es leve, en un 14% grave en y entre el 4 al 5% de casos conduce a un estado crítico. Sabemos que los que tienen mayores posibilidades de padecer la enfermedad en su forma más grave son las personas mayores, y los que ya tenían enfermedades cardiacas, pulmonares (como asma), diabetes, hipertensión, o que estaban inmunodeprimidos.

Aún no hay evidencia científica suficiente de la posible transmisión vertical de madres embarazadas a sus hijos. Parece que los niños y muy jóvenes enferman muy poco, aunque su causa se desconoce. Tampoco hay datos fidedignos de que las mascotas puedan contraer o transmitir la enfermedad. Una vez que esta se supera, el enfermo queda inmunizado, tiene defensas contra el virus. También hemos aprendido que alguien que puede haberse curado de la enfermedad, puede seguir contagiando a otras personas durante quince días.

En el momento presente, la enfermedad no dispone de tratamiento concreto (se utilizan medicamentos usados en múltiples patologías), ni una vacuna eficaz para evitarla. Muchos países están invirtiendo recursos en conseguirlas. Los enfermos muy graves requieren ingresos en cuidados intensivos (UCI). Se están probando fármacos que parecen eficaces (antivirales, corticoides...)

¿PODRÍA HABERLA EVITADO? ¿QUÉ DEBO DECIR A FAMILIARES O AMIGOS PARA QUE NO LA TENGAN?

Para evitarla, es fundamental no estar en contacto con personas que tienen el virus. Muchos países han cerrado sus fronteras, y el lema que se repite, como si fuera un mantra es: quédate en casa.

Esas medidas influyen en la economía mundial pues hay que restringir la movilidad de las personas. Por otra parte, se recomiendan los lavados frecuentes de manos con jabón, y geles hidroalcohólicos. Conviene mantener medidas de seguridad , que en nuestra relación con otras personas haya una distancia mínima de un metro y medio y que nos pongamos las mascarillas en lugares públicos. También evitar reuniones de muchas personas..En general, la población, está siendo responsable y los sanitarios están intensamente implicados. La enfermedad afecta a cientos de países en el mundo, y cada día se informa de nuevos contagios y nuevas muertes. El gasto sanitario se dispara, y se trabaja para que no haya desabastecimiento de los productos de necesidad. En España, se declaró la emergencia global, y se han dado normas que disminuyan o impidan el contacto directo entre personas en la vía pública. Hay que saber que la población de más edad o que padece enfermedades graves es la que más riesgo tiene si se infecta.

Si alguien es portador puede saberse a través de una muestra de frotis con una torunda a nivel nasofaríngeo, que mediante la técnica de la PCR identifica al virus en unas 3 horas.

¿QUÉ DEBO HACER AHORA PARA MEJORARME?

Sin la menor duda seguir las indicaciones de los profesionales sanitarios y de las autoridades.

¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO?

Existe el convencimiento general de que la epidemia será superada, pero también se tiene de no saberse cuánto durará, y con la idea de que tendrá repercusiones económicas importantes.