compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Diabetes infanto-juvenil o Tipo 1

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste la enfermedad?                                    

Para vivir todos necesitamos energía, en general la tomamos de los alimentos que comemos; a veces son estructuras complicadas, pero que por la acción de los jugos digestivos, del estómago, páncreas o bilis los desdoblamos en otros más sencillos que se absorben en el intestino y pasan a la sangre. Eso sucede con los hidratos de carbono, que puede ser complejos pero se acaban transformando en otro simple, la glucosa. Esta circula por la sangre y se distribuye a todos los órganos, concretamente a todas las células de todos los órganos, pero para que entre en ellas se necesita una especie de llave que les abra la puerta, esa llave es la insulina, que es una hormona que produce el páncreas.

La diabetes tipo 1 en una enfermedad caracterizada por la elevación de los niveles de glucosa (azúcar) en sangre debido a que el sujeto tiene un trastorno y no producen insulina del páncreas. A consecuencia de ello aparecen síntomas. Es muy habitual que la persona necesite orinar muchas veces e incluso mucha cantidad, lo primero se llama polaquiuria y lo segundo poliuria. Es así porque la glucosa es una molécula pequeña que se filtra fácilmente desde los vasos al riñón, y de forma semejante a la sombra que sigue a los cuerpos, arrastra agua, se dice que debido a su fuerza osmótica. El resultado es que se orina mucho y muchas veces. Por otra parte su pérdida en orina hace que esta sea o tenga sabor dulce, y como perdemos calorías es fácil que se adelgace, lo mismo que puede acompañarse de sensación de hambre.

2. ¿Podría haberla evitado, y puesto que la tengo qué debo decir a familiares amigos para que no la padezcan?

No es fácil evitarla porque suele tener una base genética, el proceso se inicia de niño o joven, y en las familias próximas del afecto hay otras personas con diabetes.

3. ¿Qué puedo hacer ahora para mejorarme?

En presencia de alguna de sus manifestaciones, o cuando se me realiza un análisis de sangre en la que la glucosa está elevada, o aparece en orina, cosa que no sucede en las gente sana, importa acudir a un médico para que me valore.

Puede que no se limite sólo a ello y valore si la elevación de glucosa ha dañado órganos, como los vasos de la retina en los ojos, los riñones facilitando que pierdan proteínas, o los vasitos de los nervios periféricos, los llamados vasa nervorum, que pueden producir neuritis.

Sin duda me ofrecerá tratamiento, que incluye la inyección más o menos frecuente de insulina, con la que controlar los niveles de glucosa en sangre.

4. ¿Cuál es el pronóstico?

La diabetes tipo 1, tiene buen tratamiento. Es importante controlar el azúcar de la sangre, a veces no sólo midiendo la glucemia, sino midiendo la hemoglobina glicosilada, que nos informa de cómo ha estado regulada las últimas semanas. Es como si la glucemia fuera una foto fija, y la hemoglobina glicosilada una especie de pequeño video. Es muy importante mantener un buen control de la glucemia, pues sus desajustes pueden causar si está muy elevada lo que llamamos un coma hiperglucémico, o si nos pasamos de insulina la situación inversa, un coma hipoglucémico. Además el buen ajuste evita el que se dañen los ojos, el riñón o los nervios.