compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Diarrea

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿Qué es la enfermedad?

Es la aparición de trastornos en la emisión de heces, que habitualmente se hacen muy abundantes, más de 200 gramos al día. Aumenta el número de deposiciones, con un mínimo de 3 al día, y se altera su composición, haciendo que éstas sean más pastosas o líquidas. El proceso dura más de tres días.

La enfermedad surge por un trastorno en la absorción de los alimentos, habitualmente en el colon o un aumento en su eliminación.

Sus causas son muy diversas, puede deberse a que lo que tomamos tiene agentes infecciosos, bacterias o virus. Es el caso del cólera, que la causa en miles de afectados en países pobres. O frecuente en viajeros a esos países por otro agente causal como es la bacteria Escherichia coli. Otras veces las causa o parásitos, en niños son frecuentes las lombrices, y en adultos el anquilostoma o el Ascaris lumbricoides.

Otras diarreas se producen por intolerancia alimentos; es el caso de la celiaquía, en la que existe una especie de alergia a gluten o cereales, o la intolerancia a la lactosa.

Más rara vez existen problemas en los jugos que nos deben ayudar a absorber los alimentos, por ej. desde el páncreas si el sujeto tiene una pancreatitis crónica.

Otras veces el sujeto tiene aumentado el tránsito intestinal, como puede suceder en el caso de hiperfunción tiroidea o hipertiroidismo o incluso diabetes. O se ve afectado de procesos inflamatorios como la enfermedad de Crohn o a colitis ulcerosa. Pueden aparecer en otras situaciones complejas como el síndrome del intestino irritable, en el que el sujeto afecto no muestra una enfermedad local que lo justifique. En ocasiones el enfermo es portador de divertículos en el colon, que si se inflaman o irritan producen diarrea.

2. ¿Qué podría haber hecho para evitarla? ¿Qué debo aconsejar a mis amigos y familiares para que la eviten?

Hay medidas sencillas eficaces como lavarnos las manos antes de tomar alimentos, asegurarnos que el agua o los alimentos que ingerimos son seguros y cumplen con garantías de seguridad alimenticia. Si viajamos a países en los que estos procesos son frecuentes, prestar la máxima atención a la seguridad higiénica.

3. ¿Qué debo hacer ahora para que me vaya bien, para mejorarme?

En su presencia, acudir a la consulta de un médico, puede que el más experto sea un gastroenterólogo. A lo mejor precisa realizarle cultivos de las heces, e incluso estudiar el tracto o digestivo mediante radiología con contraste o endoscopia. Es muy improbable que a continuación me indique hacer una dieta en la que abunde el agua, el arroz o los caldos vegetales. También puede incluir caldo de patata y típicamente zanahorias. Ello en el caso de un proceso agudo, y mantenerla unas dieciseis horas.

Es muy posible que le ofrezca agonistas de los opioides, como la loperamida, que frena los movimientos intestinales. También puede sugerirle que tome bismuto, caolín, resinas unidas a sales biliares o antibióticos.

4. ¿Cuál es el pronóstico?

Es muy variable en función de las muchas posibles causas de las diarreas, pero en general se disponen de armas eficaces para combatir la mayor parte de ellas y resolver el problema.