compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Disfunción eréctil

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste la enfermedad?

Es una situación que surge en determinados hombres en los que existe dificultad para la erección. Es decir que el pene se le endurezca. Ello sucede porque se llena de forma abundante de sangre. Y la sangre se acumula en él gracias a la actividad de determinados nervios que inervan esos vasos. Los nervios surgen de estructuras situadas en el llamado plexo pudendo, que son fibras nerviosas originadas a nivel del sacro, al final de la columna lumbar, junto a la pelvis ósea.

2. ¿Qué podría haber hecho para evitarla? ¿Qué debo aconsejar a mis amigos y familiares para que la eviten?

No es fácil de evitar, pues sus causas, algunas veces conocidas, no tienen fácil solución. Por ej. sabemos que en los diabéticos se pueden dañar los nervios de los vasos del pene, en latín llamados vasa nervorum. Tener controlada esa enfermedad ayuda, pero no garantiza que no se produzca. Otras veces el daño surge por defectos en la oxigenación de esas estructuras, lo que suele suceder a enfermos con SAOSs, es decir síndrome de apnea obstructiva del sueño, es decir que tienen periodos de mala respiración o apnea mientras duermen. También ciertos fármacos la pueden producir y evitarlos es conveniente. También su frecuencia aumenta con la edad de los hombres.

3. ¿Qué debo hacer ahora para que me vaya bien?

Sin duda acudir a su urólogo, este indagará su posible causa, y en el caso de confirmar la enfermedad le ofrecerá tratamiento.

En el momento presente existen medicamentos eficaces que son capaces de corregir durante poco o mucho tiempo el  trastorno, y son fármacos que podemos ingerir tantas veces como lo necesitemos.

4. ¿Cuál es el pronóstico?

No es fácil eliminar o corregir definitivamente el trastorno pero sí contamos, como hemos señalado, con fármacos que nos permiten sobrepasarlo.