compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Enf. inflamatoria pélvica (EPI) o endometritis

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

Es una enfermedad infecciosa que afecta a la parte alta del aparato reproductor femenino interno (útero, ovarios y trompas de Falopio). Aparece por la ascensión de bacterias patógenas desde la vagina y el cuello uterino. Suele cursar con dolor abdominal bajo, comúnmente bilateral, asociado a leucorrea  ya que suele afectar otros órganos vecinos. Otros síntomas pueden ser periodos de menstruación largos y con mucho dolor, fiebre, dolor pélvico, dolor cervical, dolor en los anexos del útero, malestar general como náuseas y/o vómitos, micción dolorosa, estreñimiento, y dolor en las relaciones sexuales.

¿Podría haberla evitado, y qué debo decir a familiares y amigos para que no la tengan?

Son factores que aumentan el riesgo de tenerla: si el compañero sexual masculino padece gonorrea o clamidia; si se tienen compañeros sexuales múltiples; si hay antecedentes de haber padecido una enfermedad de transmisión sexual, o  esta enfermedad; colocación reciente de un DIU; y la Actividad sexual durante la adolescencia.

¿Qué debo hacer ahora para mejorarme?

En presencia de alguna de sus manifestaciones acudir al ginecólogo, que comprobará que en la exploración genital la movilización del cérvix es dolorosa. También pueden a veces palparse masas anexiales. Se pueden realizar exámenes de sangre (recuento de glóbulos blancos), estudios microbiológicos en el exudado vaginal y también se puede recurrir a laparoscopia y ecografías.

Después puede ofrecerle el tratamiento adecuado que consiste en la administración de antibióticos, así como medidas generales (reposo, analgésicos, extracción de DIU si lo hay). A veces puede ser necesaria hospitalización (para las embarazadas o las menores de 18 años). En ocasiones ​ la cirugía, para drenar abscesos y lavar el peritoneo afectado, también es un tratamiento para este tipo de enfermedad.

¿Cuál es su pronóstico?

Con el tratamiento adecuado, la evolución suele ser muy favorable, aunque en un 25% de los casos puede que en la enfermedad reaparezca de nuevo más adelante. Padecerla aumenta el  riesgo de embarazo ectópico y de infertilidad.