compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Enfermedades de transmisión sexual o venéreas

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿En qué consisten estas enfermedades?

Son afecciones clínicas infectocontagiosas que se transmiten de persona a persona por medio del contacto sexual. Sin embargo, pueden transmitirse también por uso de jeringas contaminadas o por contacto con la sangre o con otras secreciones, y algunas de ellas pueden transmitirse durante el embarazo, durante el parto o la lactancia, desde la madre al hijo.

La mayor parte de las enfermedades de transmisión sexual son causadas por dos tipos de gérmenes: bacterias y virus, pero algunas también son causadas por hongos y protozoos.

Actualmente, cada año se dan cerca de 400 millones de nuevos casos en todo el mundo: el 90 % entre los 15 y los 30 años, y sobre todo en menores de 25 años, solteros y sexualmente activos, además de los niños que nacen infectados. De esos 400 millones casi 300 millones son de sífilis, gonorrea y sida.

Entre las adolescentes sexualmente activas tanto con síntomas del tracto genital bajo como sin ellos están las clamidias (10-25 %), Neisseria gonorrhoeae (3-18 %), sífilis (0-3 %), Trichomonas vaginalis (8-16 %), virus del herpes simple (2-12 %) y el sida. Entre muchachos adolescentes con síntomas de uretritis, las cepas aisladas incluyen C. trachomatis (9-11 %) y Neisseria gonorrhoeae (2-3 %).

¿Podría haberlas evitado, y qué debo decir a familiares y amigos para que no la tengan?

Algunas ideas útiles son:

Cuidar al máximo la higiene diaria de los órganos sexuales externos para evitar la colonización por microorganismos que pueden producir infecciones e irritaciones. Examinar los órganos sexuales periódicamente para detectar posibles alteraciones, como hinchazón, enrojecimiento, úlceras, secreciones, olores intensos, etc. Acudir al médico siempre que se observe alguna alteración.

Conocer los modos de transmisión, síntomas y consecuencias de las enfermedades de transmisión sexual.

Usar preservativos siempre que se mantengan relaciones sexuales esporádicas o con personas desconocidas. En lo relativo al sida, además, no se debe compartir utensilios que puedan causar lesiones en la piel y las mucosas: jeringuillas, cuchillas de afeitar, cepillos de dientes, etc.

Comunicar siempre la presencia de cualquier enfermedad de transmisión sexual.

Evitar mantener relaciones sexuales si se padece alguna enfermedad de transmisión sexual para no contagiar a otras personas.

Acudir a los centros de salud o de planificación familiar en caso necesario, tanto cuando existan problemas de fertilidad como cuando se desee utilizar métodos anticonceptivos.

Conocer, aceptar y valorar el cuerpo.

Evitar los complejos de culpabilidad o vergüenza en las relaciones sexuales desarrolladas con amor y respeto hacia la pareja.

Respetar a todas las personas independientemente de cuál sea su orientación sexual y valorar a cada una de ellas según sus cualidades personales y no por sus preferencias sexuales.

¿Qué debo hacer ahora para mejorarme?

En presencia de cualquier manifestación que me haga sospechar la posibilidad de haberla contraído acudir a un médico.

¿Cuál es su pronóstico?

Es muy variable según el tipo de enfermedad y el momento antes se diagnostique, pero el pronóstico es siempre mejor si se diagnostican y se tratan pronto.