compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Esteatosis hepática o hígado graso

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

Como su nombre indica es un proceso en el que la grasa se acumula en el hígado. No siempre produce daño en el hígado por su alta actividad metabólica. Cursa con un hígado aumentado de tamaño, moteado y blando. Se debe al acúmulo de ciertas grasas, los triglicéridos, en los hepatocitos, células propias del hígado.

Pueden tener distintos orígenes, falta de riego, isquemia, acúmulo de sangre o congestión, daño tóxico por ej. alcohol, etc. Si estos procesos se acompañan de hepatitis (esteatohepatitis) se acaba produciendo necrosis que desembocará en fibrosis hepática. El hígado graso suele aparecer a causa de la toma de grandes medidas de alcohol, azúcares o grasas.

¿Podría haberla evitado, y qué debo decir a familiares y amigos para que no la tengan?

Algunas de las circunstancias que lo provocan pueden evitarse. Por ej. el consumo alcohólico. O el llamado síndrome metabólico que incluye diabetes, hipertensión, obesidad y dislipemia. También el efecto de ciertos tóxicos o drogas.

¿Qué debo hacer ahora para mejorarme?

Ser atendido lo antes posible por un médico.

Este verificará el diagnóstico y ofrecerá tratamiento que consiste fundamentalmente en bajar de peso y aumentar la actividad física.  Eliminar la obesidad y el sobrepeso y los principales factores de riesgo que son modificables mediante cambios en el estilo de vida. Otras recomendaciones incluyen evitar el consumo de alcohol y el consumo de medicamentos innecesarios. En aquellas personas que están en etapas más avanzadas de la enfermedad (inflamación o fibrosis hepática importante), pueden usarse algunos medicamentos que pueden ayudar, como antioxidantes (vitamina E) o agentes sensibilizadores de la insulina. Se han descrito genes asociados con esta enfermedad.

¿Cuál es su pronóstico?

Si el hígado graso no se interrumpe puede hacer que aparezca fibrosis en período de años, pudiendo resultar un 20% en cirrosis hepática y un 2% cáncer de hígado. Es la segunda causa de trasplante hepático en USA y en los próximos 10 años se prevé que sea la primera causa.

Hasta el 10% de los pacientes con hígado graso relacionado con cirrosis alcohólica desarrollará un carcinoma hepatocelular. La incidencia global de cáncer de hígado en individuos con hígado graso no alcohólico aún no ha sido cuantificada, pero la asociación está bien establecida