compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Fascitis plantar

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste la enfermedad?

Es una causa frecuente de dolor en la planta del pie, sobre todo en la parte interna y en la base del talón.

Consiste en una inflamación de la fascia plantar, banda fuerte de tejido elástico que une el talón con la parte anterior del pie y que participa en el mantenimiento del arco longitudinal plantar. La fascia está sometida a tensiones estáticas por el propio peso corporal y a tensiones dinámicas durante la marcha, carrera y salto. Si estas tensiones son excesivas pueden inflamar la fascia y provocar el dolor.

Factores de riesgo: Sobrepeso-obesidad, deportes de impacto repetitivo sobre terreno inadecuado como correr, acortamiento de la musculatura gemelar de la pierna o del Tendón de Aquiles, posturas estáticas mantenidas de pie y más si hay sobrepeso, excesivo arco plantar, calzado inadecuado.

Pronóstico.  Está en función de la gravedad del caso y de la precocidad del tratamiento. En muchos casos puede resolverse en unos tres meses.

2. Tratamiento. 

A. En fase aguda, con dolor importante: reposo de la zona, reduciendo los tiempos de marcha y evitando gesto o actividad que provoque dolor; puede ayudarse para caminar con uno o dos bastones. Frio local en la planta del pie 10 a 15 minutos 2 a 3 veces al dia (cubitos de hielo embolsados, paquetes de frio, o un bote de refresco del frigorífico), protegidos siempre con un paño. Antiinflamatorios.

B. Cuando el dolor lo permita - a los pocos días-:

  • Estiramientos de la fascia plantar y de la musculatura gemelar y tendón de Aquiles:
  • Frente a una pared, apoyamos las manos y mantenemos una pierna delante y otra detrás. La pierna delantera debe quedar ligeramente flexionada, mientras que la trasera debe estar estirada y con la mayor parte de la planta del pie en contacto con el suelo. En esta posición se inclina el cuerpo hacia delante hasta notar tirantez en la pantorrilla; en ese punto se mantiene la posición unos diez segundos, se relaja, y se repite la misma operación diez veces. Deseable hacerlo también con la otra pierna. Se puede repetir 2-3 veces al día.                                                                                           
  • Otra técnica para estirar la fascia plantar:  sentado con piernas estiradas tirar del pie hacia el cuerpo con una banda no elástica o poco elástica, o una toalla, hasta notar tensión no dolorosa en la base del pie y/o en las pantorrillas, mantener la posición unos diez segundos, y repetir unas diez veces.  Se puede realizar 2-3 veces al día.
  • Además, en esta fase ayuda a la relajación de la fascia el colocar una talonera blanda –de silicona u otro material- dentro del zapato (con descarga en su centro si hubiera espolón calcáneo) y/o elevar temporalmente la altura de los tacones ( 1 ó 2 tapas).

Otras medidas importantes pueden ser usar un calzado que no moleste y no plano y plantillas ortopédicas que sostengan con material blando el arco plantar y modifiquen las alteraciones posicionales que pueda tener el pie. Deben ser confeccionadas a medida en una Ortopedia Técnica.

En los casos de no resolución definitiva, debe consultarse con un especialista en medicina del aparato locomotor, para revisión diagnóstica y tratamiento con técnicas conservadoras o quirúrgicas si procedieran. 

No olvidar que las medidas precoces que se tomen al detectar el problema van a condicionar en gran medida el resultado final.

3. Medidas de prevención.

Usar un calzado adecuado a la actividad a desarrollar (deportiva, laboral…) evitando que sea totalmente plano o de suela poco flexible, debe ser cómodo, ofrecer un apoyo adecuado para el arco del pie y una buena amortiguación para los impactos.

Realizar habitualmente estiramientos preventivos de la musculatura de la pantorrilla, tendón de Aquiles y fascia plantar como los indicados anteriormente.

Corregir el sobrepeso u obesidad si la hubiera.

Si hubiera una alteración del arco plantar -aplanamiento o excesivo puente- que iniciara sintomatología, convendría adaptar a titulo preventivo de fascitis unas plantillas ortopédicas como las indicadas anteriormente.

En el ámbito deportivo, además del calzado adecuado, calentamiento muscular y estiramientos previos, elegir circuitos de entrenamiento con terreno blando de tierra o césped, con estiramientos también al final de la actividad deportiva.