compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Fibromialgia

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿EN QUÉ CONSISTE LA ENFERMEDAD?

Es una dolencia crónica y compleja, caracterizada por dolor generalizado (el síntoma más frecuente) con puntos dolorosos específicos a la presión, hipersensibilidad generalizada muscular y esquelética (también en ligamentos y tendones), acompañada frecuentemente de otros síntomas como sensación de cansancio, rigidez (frecuentemente por la mañana, al levantarse), sensación de hormigueo que frecuentemente afecta a las manos, alteraciones del sueño, ansiedad o depresión en diferentes grados de intensidad, pudiendo conllevar consecuencias para el funcionamiento de las personas afectas, tanto en lo físico como en el plano social, dependiendo del mayor o menor número de síntomas y de su intensidad. Cursa en brotes, es decir, alterna períodos en los que claramente empeorarán sus síntomas con otros de mejoría y alivio. No se desespere, no sigue un patrón fijo y es distinto para cada paciente, lo importante no es caer, sino levantarse, y tras una mala época suele sobrevenir otra mejor.

Probablemente haya tenido un amplio y largo transcurrir por consultas médicas (médico de cabecera, psiquiatría, psicólogos, unidades del dolor, medicina interna y reumatología), con diagnósticos varios y sus correspondientes tratamientos. Muchas de estas manifestaciones clínicas pueden agruparse por formar parte del espectro de la fibromialgia, y tras realizar un certero diagnóstico, poder empezar un tratamiento más dirigido, prescindiendo de otros. Los médicos especialistas en Reumatología están familiarizados con esta dolencia, a ellos debe acudir, no sólo para realizar un correcto diagnóstico, sino para excluir otras enfermedades que se mimetizan con su problema.

2. ¿QUÉ PODRÍA HABER HECHO YO PARA NO PADECERLA? ¿QUÉ DEBO COMENTAR A MIS FAMILIARES Y AMIGOS PARA QUE NO LA PADEZCAN?

Las causas concretas y específicas que dan origen o desencadenan la fibromialgia no se conocen. Por tanto, es difícil tomar medidas preventivas o de evitación concretas y precauciones si desconocemos el problema en origen. Se han propuesto, buscado y teorizado sobre posibles causas, como alteraciones hormonales, tóxicos ambientales o infecciones víricas, sin ser concluyentes. 

Debe saber que varios genes involucrados, predisponen y contribuyen a tener fibromialgia; estos genes se relacionan con los procesos de regulación en la sensibilidad al dolor y la respuesta al estrés, por tanto, es frecuente encontrar a familias con varios de sus componentes afectados, circunstancia que sugiere la implicación genética en esta enfermedad.

3. DE AQUÍ EN ADELANTE: ¿QUÉ DEBO HACER PARA MEJORARME O CURARME? 

En primer lugar, permítame sugerirle que usted no debe sentirse culpable, ni mucho menos ajeno o extraño a los demás. No ha sido una andadura cómoda hasta llegar a su diagnóstico y plantear un tratamiento. Para su entorno familiar tampoco ha sido fácil. Debe saber que hay profesionales de la salud familiarizados en el manejo de su problema, le apoyarán, se preocuparán y le prestarán ayuda para mejorar su situación, calidad de vida y la de su entorno más cercano. Comprenden sus molestias y quejas, le darán las explicaciones pertinentes, y esto ya contribuye a entender su problema, aliviar su ansiedad y disminuir el número de atenciones de salud.

En segundo lugar, minimice o atenúe algunos factores estresantes en su vida (un problema laboral o personal, un accidente, la menopausia, una agresión…) que pueden actuar como desencadenantes y, aunque no se consideran la causa de su fibromialgia, pueden facilitar el inicio de los síntomas, especialmente si tiene una predisposición genética. 

No sólo su médico va a centrarse en el alivio sintomático, también en optimizar y mejorar su condición física funcional y calidad de vida, alentando conductas como el acondicionamiento físico, consistente en empezar con el ejercicio físico moderado supervisado, progresivo, gradual pero constante. También es útil ejercitarse en medio acuático o practicar la relajación con el yoga y Tai Chi. La mejora de su condición física le ayudará a disminuir la hipersensibilidad al dolor, mejorar su auto eficiencia, calidad del sueño, su satisfacción y la de su entorno familiar, laboral y social. 

Como tratamiento farmacológico, no precisa recibir un fármaco para cada uno de sus síntomas, pero su elección puede basarse en el desencadenante sospechado. Es recomendable elegir un solo fármaco para tratar, disminuir y controlar los múltiples síntomas, y pueden considerarse los siguientes: analgésicos y antiinflamatorios, antidepresivos y neuro moduladores.  El tratamiento psicológico le ayudará, recuerde que este enfoque no debe ser un estigma ni tener una connotación negativa. Complementa el tratamiento médico, el ejercicio físico y ofrece un enfoque biopsicosocial.

4. ¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO?                   

Es bueno. No está mermada su esperanza de vida por sí misma, pero puede alterar su calidad de vida y su entorno más cercano.