compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Fracturas de brazo

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

Las fracturas de radio son el 14% de las fracturas osteoporóticas, es decir porque los huesos han perdido masa ósea. La edad media de los pacientes que la sufren está alrededor de los 65 años siendo un signo precoz de osteopenia u osteoporosis. Incrementan el riesgo de fractura de fémur proximal en un 50% y multiplica por dos el de cualquier otra fractura osteoporótica. También se llaman fracturas de Colles. 

Este tipo de fracturas suelen ocurrir en pacientes con osteoporosis que sufren una caída. El hueso es un tejido que está constantemente formándose (con los nutrientes que nos aporta la dieta) y destruyéndose (el organismo necesita calcio para funcionar).
La osteoporosis se caracteriza por tener un exceso de destrucción de hueso, resultando un hueso más débil de lo que puede tener otra persona. Algunos factores de riesgo para tenerla es ser fumador, tomar en exceso café y alcohol, no realizar ejercicio y llevar una alimentación desequilibrada. Para intentar disminuir la osteoporosis es importante mejorar la alimentación (pescados, crustáceos, legumbres, frutas y verduras, aves y huevos, agua) además de dejar el tabaco, que se ha demostrado firmemente estar en contra de la consolidación del hueso.

Por otra parte, las caídas son otro factor de riesgo, por lo que debería tener el domicilio habilitado sin alfombras resbaladizas, usar antideslizantes en la ducha, no tener escalones en el domicilio y usar el bastón o andador si a veces siente que pierde el equilibrio. La actividad física también ha demostrado mejorar el riesgo de caídas (hacer taichí, salir a caminar a ritmo ligero, levantar pesas ligeras.)

De cara a la recuperación después de la fractura, lo más importante es no perder el ánimo. Durante este tiempo usted perderá funcionalidad y necesitará que sus familiares lo ayuden para tareas que antes podía hacer solo; déjese ayudar y céntrese en mantener un ánimo optimista, teniendo pequeños retos cada día sin pensar que no va a volver a ser el que era antes. 

Es normal durante este proceso que le aparezcan nuevas molestias, o dolores de muñeca después de la intervención. Es importante mantener la mano elevada hacia el hombro para evitar que esta se hinche. Duerma con las manos a la altura del corazón (con una almohada, por ejemplo). Los dedos libres del vendaje o del yeso debe moverlos frecuentemente. En el caso de llevar cabestrillo es necesario que saque el brazo de éste varias veces al día y flexione el codo para evitar rigideces. Una vez le quiten el vendaje, debe realizar flexión y extensión de muñeca de manera suave, evitando hacer fuerza y coger objetos pesados hasta que se lo indique su cirujano. El hielo aplicado sobre la muñeca con un paño por 2-3 veces al día le ayudará a notar mejoría

La muñeca es una articulación, y cómo tal si esta sufre una fractura es normal que persista una deformidad y dolor. Es también posible que no pueda mover la articulación cómo hacía antes, consulte con su cirujano para ver hasta qué punto se puede mejorar con la movilización; no todas las fracturas son iguales, y si son complejas la probabilidad de limitación puede ser mayor.