Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Hernia del hiatus

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste la enfermedad?

Cuando comemos el alimento pasa de la boca por un tubo que llamamos esofágo hasta llegar al estómago. Al final del esófago hay una estructura muscular que llamamos esfínter esofágico inferior, que actúa a modo de puerta, que deja pasar el alimento e impide que los jugos del estómago, son muy ricos en ácido clorhídrico, puedan ir hacia arriba, hacia el esófago, dañandolo, y produciendo esofagitis.

En determinadas circustancias ese esfínter funciona mal y el alimento o los jugos gástricos pueden ascender, y pasan del abdomen hacia el tórax. Es a eso a lo que llamamos hernia de hiatus.

Los que la padecen con frecuencia tienen gases que les vienen a la boca, que llamamos eructos, otras veces alimento, lo que llamamos regurgitación. Puede haber dolor en esa zona, es decir por debajo de la punta del esternón. Y con frecuencia ardor.

2. ¿Qué podría haber hecho yo para no padecerla y qué debo comentar a mis amigos y familiares para que no la padezcan?

Las hernias de hiato esofágico se ven favorecidas si hay aumento de la presión abdominal. Ello sucede en los obesos, las embarazadas, o los que tienen líquido en el peritoneo, que llamamos ascitis, habitualmente por daño en el hígado, por una cirrosis hepática.

Evitar esas situaciones disminuye la posibilidad de que tengamos hernia a ese nivel. También hacer esfuerzos con él abdomen, por ej. para hacer deposición si vamos muy estreñidos, o tratar de espirar, es decir expulsar el aire del pecho, contra resistencias.

3. De aquí en adelante, ¿qué debo hacer para mejorar o curarme?

En presencia de alguna de las manifestaciones descritas debo acudir a mi médico para que me valore. Posiblemente me pida una radiología con contraste de bario del esófago y el estómago, o que me metan un tubo que se llama endoscopio, para visualizar esa porción del tramo digestivo.

Una vez que haya confirmado el diagnóstico me ofrecerá tratamiento. En ocasiones será el uso de antiácidos, me aconsejara que evite las bebidas gaseadas, o las comidas muy especiadas o picantes. También las comidas muy copiosas, o acostarme tras las comidas. A veces es útil levantar la cabecera de la cama unos 25 centímetros.

4. ¿Cuál es el pronóstico                                                               

En general con las indicaciones antedichas el proceso puede llevarse sin complicaciones. Más rara vez los ácidos gástricos dañan el esófago, y más difícil aún es que generen muchos vómitos, que pueden incluso fragmentar la pared del tubo esofágico, y sacar su contenido hacia la parte  interna y media del torax, lo que llamamos mediastinitis perforada o purulenta, que es un problema grave.