compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Hipotensión arterial

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

1. ¿EN QUÉ CONSISTE LA ENFERMEDAD?

Así se llama mantener la tensión arterial por debajo de 90 mmHg de valor de sistólica. Aunque algunos tienen toda su vida tensiones arteriales bajas, sin molestias, en otros la situación puede provocar aceleración del pulso, mareo, desmayo y vértigos.

2. ¿PODRÍA HABERLA EVITADO? COMO LA PRESENTO, QUÉ DEBO DECIR A FAMILIARES O AMIGOS PARA QUE NO LA TENGAN?

Sus causas son muy diversas. Algunos la presentan por causas genéticas, en ese caso es más frecuente en mujeres y delgados; otras veces aparece con los cambios de postura, al incorporarnos, lo que se llama hipotensión ortostática. Puede deberse a pérdidas bruscas de sangre, infecciones generalizadas por el cuerpo, tomar alcohol, ciertos medicamentos como pueden ser los ansiolíticos, antidepresivos, o exceso de medicación para bajar la tensión arterial, o tóxicos, o estar deshidratado, padecer insuficiencia cardiaca, toma excesiva de diuréticos, hipotiroidismo, enfermedades del lóbulo anterior de la hipófisis, arritmias cardíacas, pericarditis, varices venosas, etc.

Muchas de estas causas no son evitables, pero pueden tratarse para corregir la alteración tensional.

3. ¿QUÉ DEBO HACER AHORA PARA MEJORARME?

En presencia de sus manifestaciones verificar los niveles de la tensión arterial, si esta bajada ayuda beber líquidos y tomar sal, hacer comidas pequeñas frecuentes. El café no lo corrige, pues el efecto dura escasos minutos.

Si causa síntomas acudir al médico. Investigará su posible causa, y le ofrecerá tratamiento. Si debe levantarse de la cama o de una silla, hacerlo despacio.

4. ¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO?

Depende mucho de su causa, y esta condiciona el pronóstico. Las leves se resuelven fácilmente. Siempre hay que intentar corregir las que pueden ser sus causas.