compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Ictus

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿Qué es un ictus?

Sabe que la población que nuestro país envejece; ello supone que el número de personas que va a sufrir un ictus progresa sin cesar, a ellos se sumarán los que ya lo padecen, que son unos 250 por cada 100000 habitantes; de hecho esta enfermedad es la segunda causa de muerte en España y la primera para las mujeres; cada catorce minutos fallece aquí un enfermo por ictus.

Un ictus supone la aparición de una lesión a nivel cerebral porque se daña uno de los vasos que le llevan o le recogen la sangre; sí eso sucede, las células que lo componen, las neuronas, se quedan sin el oxígeno que necesitan y que los hematíes le llevan, así en pocos minutos se dañan de forma irreversible; por tanto, cuanto antes actúen los médicos para limitar el daño mejor. De hecho en muchas comunidades se instauró el código ictus por el que si se reconoce la enfermedad antes de que pasen unas dos horas desde su inicio se actúa con medidas que son muy eficaces. 

Le decíamos que el ictus supone el daño de las neuronas y ello puede localizarse en las arterias o las venas, aquellas van a llevar sangre a esa zona y las venas la retornan al corazón y de él a los pulmones para que se oxigene de nuevo y las arterias la lleven a ese sitio.

Hay varios tipos de ictus; si la lesión surge porque se tapa una arteria o vena se habla de ictus isquémico. Si el vaso se rompe, por ejemplo por una subida brusca de la tensión arterial, por un traumatismo o golpe que  puede resultar de un accidente al conducir, o laboral o por una caída, todas son causas frecuentes, o porque había una malformación en el vaso o un tumor que lo destruye; entonces decimos que el ictus es hemorrágico.

2. ¿Qué debemos hacer para no padecerlo?

Es clave que nuestros tubos estén limpios, y eso no sucede si las arterias si llenan de grasa, es lo que llamamos arteriosclerosis, que en griego significaría arterias duras o pétreas al llenarse de grasa, ya que “escleros” es duro  y “atero”, grasa, y es que si acumulan grasa pierden elasticidad, se hacen rígidas y disminuye su luz con lo que la sangre debe caminar por un tubo más angosto y es más fácil que se ocluya; las venas se tapan si la sangre deja de ser liquida. Ya sabe al sacarla de un vaso se hace sólida es lo que llamamos coágulo pero otras veces esa transformación sucede dentro del mismo vaso y lo llamamos trombo; el resultado final es que no permite recoger la sangre de la zona, a la misma le faltan oxígeno, las neuronas sufren y se lesionan; si es por poco tiempo y no ocasionó destrucción neuronal le llamamos isquemia transitoria, en inglés TIA: transitory ischaemic attack, frente a la lesión con destrucción de neuronas que llamamos ictus, en inglés stroke.

Es muy importante que nuestras arterias estén limpias toda la vida y ello se consigue haciendo una dieta sana o evitando las grasas saturadas que abundan en la mantequilla, yemas de huevo, pastelería  industrial, limitando la ingesta de queso curado, no fumando vigilando la tensión arterial para que esté controlada y si somos diabéticos ajustando el nivel del azúcar, y añadiendo a ello una actividad física regular, sin excesos. Para evitar trombosis los análisis permiten conocer cómo coagula nuestra sangre, y si se detecta tendencia a la trombosis arterial o venosa puede administrarse heparina que requiere inyecciones, anticoagulantes orales como el sintrom, o los nuevos, los nacos, que tienen un manejo más sencillo, o en la obstrucción arterial, derivados de la aspirina o similares que impiden que las plaquetas, células de la sangre con gran papel en las trombosis, actúen.

3. ¿Cómo se expresan los ictus?

De forma muy diversa según la zona dañada por la lesión del vaso. A veces la persona pierde la fuerza o la movilidad de un hemilado del cuerpo, o una extremidad, localizadas en el lado opuesto al de la lesión del cerebro. En otras puede haber crisis convulsivas, inestabilidad, mareo, dificultades para hablar, o no se entiende lo que dicen, o hablan en exceso (verborrea).

4. ¿cuándo se producen? 

Aquellos originados por traumatismos o accidentes pueden surgir a cualquier edad; los producidos por daño en  los vasos suelen aparecer las personas mayores, por eso le comentábamos que al envejecer la población los ictus son  más frecuentes

5. ¿Que le recomendamos?

Lo descrito referido a la vida sana y el control estricto de los factores que lo favorecen; y si hay sospecha de su aparición acudir con urgencia un centro sanitario, allí seguramente le harán un tac para confirmar la lesión, y si aprecian hemorragia, y  hay  compresión cerebral se plantearan si un neurocirujano debe operarle para evacuar la sangre del cráneo.

6. ¿Qué pasa luego?

Salvo en los ictus transitorios los daños seran permanentes y es posible que requiera ayuda para recuperarse. El proceso puede ser lento, será preciso llenarse de paciencia y acudir a sesiones de rehabilitación.