Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Insuficiencia hepática

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

El hígado es el principal órgano que se encarga de metabolizar los alimentos. Éstos los ingerimos y se transforman por enzimas de la saliva, los jugos gástricos o pancreáticos. En el hígado se transforman en estructura sencillas que una vez vaciados en el intestino pueden ser absorbidos, y transportados por la sangre para que se distribuyan en todas las células del cuerpo, estas los necesitan para sobrevivir.

La insuficiencia hepática o fallo hepático es la incapacidad del hígado para llevar a cabo su función sintética muy brusco o "hiperagudo" (en horas), agudo, (en días), subagudo (en semanas o meses) o crónico(en meses o años).

En esa situación del enfermo presenta diversas manifestaciones tales como coloración amarillenta de la piel y ojos (ictericia), dolor en la parte superior derecha de su abdomen, náusea y vómitos, una sensación general de malestar, dificultad para concentrarse, desorientación o confusión y somnolencia.

¿Podría haberla evitado, y qué debo decir a familiares y amigos para que no la tengan?

El daño hepático puede obedecer a muchas causas, y algunas son evitables. Muchos virus son hepatotóxicos, lo mismo que algunas sustancias químicas o medicamentos, algunos de uso tan frecuente como el paracetamol. Lo mismo sucede con el alcohol, o el fallo de otros órganos de repercuten sobre su función, por ej. el hemicorazón derecho, o si hay una coagulación intravascular diseminada de la sangre.

¿Qué debo hacer ahora para mejorarme?

Acudir a su médico. Además de hacerle la historia clínica y explorarle, puede pedirle pruebas que valoran la función hepática. Determinaciones bioquímicas en sangre y orina, o de imagen del mismo hígado, por ej. ecografía o TAC. Y menos veces la biopsia hepática.

También puede ofrecernos tratamiento, lo que implica el control de las complicaciones y dar tiempo al hígado para curar. Puede ser muy variados según sus causas.

Tratamientos para la insuficiencia hepática aguda, la crónica, en muchas ocasiones sintomáticos, para, control de sus complicaciones, acúmulo de líquidos, bloquear las hemorragias, la tendencia a infecciones, etc., y excepcionalmente el trasplante de hígado.

¿Cuál es su pronóstico?

Es muy variado según la causa que lleva a la insuficiencia hepática.