compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Insuficiencia renal crónica

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste la enfermedad?

Es la pérdida lenta de la función de los riñones con el tiempo. El principal trabajo de estos órganos es eliminar los desechos y el exceso de agua del cuerpo; al estar dañados no pueden hacerlo.

2. ¿Qué podría haber hecho para no tenerla, y debo decir a familiares o amigos para que no la padezcan?

La diabetes y la hipertensión arterial son las 2 causas más comunes y son responsables de la mayoría de los casos. Tener ambas enfermedades bien controladas es  la mejor situación para evitar la insuficiencia renal crónica pero muchas otras enfermedades pueden dañar los riñones, a veces anomalías al nacimiento en los riñones, como la poliquistosis renal, trastornos autoinmunitarios como el lupus eritematoso sistémico, el recibir productos químicos tóxicos, a veces medicamentos, lesiones sobre el riñón por ej. piedras o litiasis, es decir cálculos, así como infecciones en el tracto urinario, otras veces hay daño en las arterias que llevan la sangre al riñón.

La pérdida de la función puede ser tan lenta que usted no presentará síntomas hasta que los riñones casi hayan dejado de trabajar, en ocasiones es un análisis de sangre el que detecta que en el organismo se acumula la urea o la creatinina, porque nos eliminan bien por el riñón.

Los primeros síntomas de la enfermedad renal avanzada son poco específicos y pueden incluir pérdida de apetito o inapetencia, sensación de malestar general y fatiga, sequedad de la piel, picores, náuseas, palidez de piel, dolor generalizado en huesos, o pérdida de peso más rara vez dificultad en concentrarse, somnolencia, mal aliento, calambres musculares o pequeñas contracciones de los músculos, lo que llamamos fasciculaciones. Cuando el proceso avanza puede haberse de sed excesiva, lo que llamamos polidipsia. Entonces puede aparecer hipo, problemas en la actividad sexual, detención de las menstruaciones, incluso dificultad para respirar.

3. ¿Qué puedo hacer para mejorar?

Sin duda controlar todas las posibles causas que hemos descrito, acudir a su médico, que tras analíticas elementales posiblemente le remitirá a su nefrólogo. Éste le hará otras pruebas para intentar definir las causas del fallo renal, y finalmente le indicará tratamiento. Si el proceso está avanzado las soluciones pasan por diálisis periódicas, es decir utilizar máquinas que hagan el trabajo que no pueden realizar sus riñones ya que están dañados, y retirar del organismo o los desechos que diariamente producimos y que no pueden salir por la orina.

También estará atento a otras posibles insuficiencias, porque el fallo renal condiciona que los glóbulos rojos se fabriquen mal, y por tanto aparezca anemia, y también que la vitamina D no se active bien al fallar los riñones y hay tendencia a tener calcio bajo, y debido a ello perder masa en los huesos. Valorará como funcionan sus  glándulas paratiroides, será muy importante que mantenga bien controlada su tensión arterial, beba líquidos adecuadamente y y en las fases avanzadas evite los alimentos ricos en potasio, por ej. el plátano. Y en ocasiones el aporte de proteínas.

4. ¿Cuál es el pronóstico?

A muchas personas no se les diagnostica la insuficiencia renal crónica hasta que han perdido gran parte de su función renal.

No hay una cura para esta enfermedad. Pero tenemos tratamientos que ayudan mucho a vivir con calidad mucho tiempo, lo que incluyen las diálisis y el trasplante renal