compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Intoxicación. Los tóxicos

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. Los tóxicos  

Tóxicos son muchas sustancias con las que convivimos, y que, introducidas en nuestro cuerpo, a veces en exceso pueden provocarnos muchas enfermedades, y algunas de ellas son graves. Las intoxicaciones son muy variables. Es cierto o que jamás en nuestra historia los humanos hemos estado en relación o expuestos a más tóxicos que ahora. Abundan en las pinturas, a veces en las paredes (amianto), tuberías, que antes llevaban plomo, gases al quemar petróleo, monóxido de carbono por estufas que queman mal, y otros que nosotros buscamos como las llamadas drogas que unas veces fumamos, como la marihuana, y otras inhalamos o nos inyectamos como la cocaína. Otras veces la intoxicación resulta de tomar cantidades inadecuadas de otras sustancias, por ej. medicamentos, y la más frecuente sería llenar nuestro cuerpo de los tóxicos, por ejemplo, los que surgen al quemar el tabaco.                          

Dado que las intoxicaciones pueden ser muy distintas también son muy variables sus manifestaciones. De hecho, unas pueden ser banales y otras pueden costarnos la vida.

2. ¿Podría haberlas evitado, y si no ha sido así qué debería aconsejar a familiares o amigos para que no se intoxiquen?

Está claro que las intoxicaciones voluntarias podemos y debemos evitarlas, y sabe que cuando hay polución no se aconseja salir a la calle. Incluso hay países donde circulan con mascarillas y así entran los bomberos en zonas incendiadas; es más difícil actuar con las accidentales.

3. ¿Ahora qué debo hacer para mejorarme?

Es importante que ante la menor sospecha suspendamos o eliminemos la exposición al tóxico y acudamos a un servicio de urgencia. Allí puede que nos provoquen el vómito si el tóxico entró por vía digestiva, nos pongan a respirar oxígeno puro, a una concentración mayor de la que se encuentra en el aire corriente. Otras veces nos facilitarán un antídoto o no os proporcionarán medicamentos que contrarresten sus efectos. Debemos evitar nuestra exposición a ellos. Ya sabe qué se dice de ciertos productos: no ponerlos al alcance de los niños, y etiquetarlos bien para evitar que los bebamos de forma confundida, por ej. lejía en vez de agua.

4. ¿Cuál es el pronóstico de la enfermedad?              

Sin duda es muy variable según la causa y la intensidad de la exposición. Si aquella se conoce y puede retirarse, suelen tener buen pronóstico. Si la exposición ha sido muy larga, sus efectos pueden incluso aparecer mucho tiempo después. Así sucede con el tabaco, que puede causar cáncer o infarto de miocardio años después estar fumando.