compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Leucemia linfoide crónica

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1.¿En qué consiste la enfermedad?

  • Es un tipo de cáncer por el que la médula ósea produce demasiados linfocitos (un tipo de glóbulo blanco). 
  • La leucemia puede afectar los glóbulos rojos, glóbulos blancos y las plaquetas.
  • La edad avanzada influye en el riesgo de presentar leucemia linfocítica crónica. 
  • Entre los signos y síntomas de la leucemia linfocítica crónica se incluyen los ganglios linfáticos inflamados y el cansancio.
  • Para detectar (encontrar) y diagnosticar la leucemia linfocítica crónica, se utilizan pruebas que examinan la sangre, la médula ósea y los ganglios linfáticos.
  • Ciertos factores afectan las opciones de tratamiento y el pronóstico (probabilidad de recuperación). 

La leucemia linfocítica crónica (que también se llama LLC) es un tipo de enfermedad de la sangre y médula ósea que, por lo general, empeora lentamente. La LLC es uno de los tipos más comunes de leucemia en adultos. Se suele presentar durante o después de la edad madura; no es frecuente en los niños. 

El hueso se compone de hueso compacto, hueso esponjoso y médula ósea. El hueso compacto forma la capa exterior del hueso. El hueso esponjoso se encuentra, más que todo, a los extremos de los huesos y contiene médula roja. La médula ósea se encuentra en el centro de la mayoría de los huesos y tiene muchos vasos sanguíneos. Hay dos tipos de médula ósea: roja y amarilla. La médula roja contiene células madre sanguíneas que se pueden convertir en glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas. La médula amarilla está compuesta, en mayor parte, de grasa.

La leucemia puede afectar los glóbulos rojos, glóbulos blancos y las plaquetas.

Normalmente, el cuerpo produce células madre sanguíneas (células inmaduras) que se convierten, con el tiempo, en células sanguíneas maduras. Una célula madre sanguínea se puede convertir en una célula madre mieloide o una célula madre linfoide.

La célula madre mieloide se convierte en uno de los tres tipos siguientes de células sanguíneas maduras:

  • Glóbulos rojos que transportan oxígeno y otras sustancias a todos los tejidos del cuerpo.
  • Glóbulos blancos que luchan contra las infecciones y enfermedades.
  • Plaquetas que forman coágulos de sangre para detener el sangrado.

La célula madre linfoide se convierte en una célula linfoblástica y luego en uno de los tres tipos siguientes de linfocitos (glóbulos blancos):

  • Linfocitos B que producen anticuerpos para ayudar a controlar infecciones.
  • Linfocitos T que ayudan a los linfocitos B a generar anticuerpos para controlar infecciones.
  • Linfocitos citolíticos naturales que atacan las células cancerosas y los virus.

Imagen: Evolución de una célula sanguínea. Una célula madre sanguínea pasa por varias etapas para convertirse en un glóbulo rojo, una plaqueta o un glóbulo blanco.

En el caso de la LLC, hay demasiadas células madre sanguíneas que se convierten en linfocitos anormales en lugar de convertirse en glóbulos blancos sanos. Los linfocitos anormales también se llaman células leucémicas. Los linfocitos en la LLC no combaten muy bien las infecciones. Además, a medida que aumenta el número de linfocitos en la sangre y la médula ósea, hay menos lugar para los glóbulos blancos, los glóbulos rojos y las plaquetas sanos. Esto puede producir infección, anemia, y sangrado fácil. 

La edad avanzada influye en el riesgo de presentar leucemia linfocítica crónica. 

Cualquier cosa que aumenta la probabilidad de presentar una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a tener cáncer; no tener factores de riesgo no significa que no se va a presentar cáncer. Hable con su médico si piensa que corre riesgos. Los factores de riesgo para la LLC incluyen los siguientes aspectos: 

  • Edad madura o mayor, sexo masculino o raza blanca.
  • Antecedentes familiares de LLC o cáncer del sistema linfático.
  • Familiares de origen judío ruso o judío de Europa del Este.

Entre los signos y síntomas de la leucemia linfocítica crónica se incluyen los ganglios linfáticos inflamados y el cansancio.

En general, la LLC no presenta signos o síntomas y se detecta en un análisis de sangre de rutina. Algunas veces se presentan signos o síntomas que pueden ser producidos por la LLC o por otras afecciones. Consulte su médico si presenta cualquiera de los siguientes problemas:

  • Hinchazón sin dolor de los ganglios linfáticos en el cuello, la axila, el estómago, o la ingle.
  • Mucho cansancio.
  • Dolor o sensación de llenura debajo de las costillas.
  • Fiebre e infección.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar la leucemia linfocítica crónica, se utilizan pruebas que examinan la sangre, la médula ósea y los ganglios linfáticos.

Entre las pruebas y los procedimientos que se pueden utilizar se encuentran los siguientes: 

Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para verificar los signos generales de salud, incluso los signos de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca anormal. También se toman los antecedentes médicos de las enfermedades y los tratamientos anteriores del paciente. 

Recuento sanguíneo completo (RSC) con diferencial : procedimiento por el cual se toma una muestra de sangre para verificar lo siguiente:

  • La cantidad de glóbulos rojos y plaquetas.
  • La cantidad y el tipo de glóbulos blancos.
  • La cantidad de hemoglobina (la proteína que transporta oxígeno) en los glóbulos rojos.
  • La parte de la muestra de sangre compuesta de glóbulos rojos.

Recuento sanguíneo completo (RSC). Se extrae sangre introduciendo una aguja en una vena y se permite que la sangre fluya hacia un tubo. La muestra de sangre se envía al laboratorio y se cuentan los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. El RSC se usa para examinar, diagnosticar y vigilar muchas afecciones distintas. En ciertos casos se precisan más pruebas que pueden ser:

  • Inmunofenotipificación, HFIS (hibridación fluorescente in situ): 
  • Citometría de flujo 
  • Prueba de mutación del gen IgVH
  • Aspiración y biopsia de la médula ósea 
  • Radiografía del tórax 
  • IRM (imágenes por resonancia magnética): 
  • Exploración por TC (exploración por TAC): computarizada o tomografía axial computarizada.
  • Exploración por TEC-TC : procedimiento que combina las imágenes de una tomografía por emisión de positrones (TEP) y una tomografía computarizada (TC). 
  • Estudio bioquímico de la sangre
  • Prueba de antiglobulina 

2. Tratamiento

Se utilizan cinco tipos de tratamiento estándar: 

  • Espera cautelosa
  • Radioterapia 
  • Quimioterapia
  • Cirugía
  • Terapia dirigida

Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.