compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Lumbalgia

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste la enfermedad?

Supone la aparición de dolor en la parte baja de la espada, desde el final de las costillas hasta la parte inferior de los glúteos (nalgas). Hace referencia al tramo de la columna lumbar. En ocasiones puede irradiar a la pierna.

El 85-90% de sus causas las denominan “inespecíficas” porque no encuentran una causa clara. De ellas la gran mayoría son de origen “mecánico-postural”, independientemente de la estructura donde se origine. De ahí la importancia del tratamiento de la postura corporal en la prevención y tratamiento de  la Lumbalgia (posturas adecuadas que mantengan la columna siempre equilibrada; equilibrio significa que la carga que soporta debe ser siempre igual o menor a la resistencia de la estructura. La columna tiene como función el soporte de la carga corporal, además de las funciones de estabilidad, equilibrio, resistencia y protección del sistema nervioso que por ella discurre). 

2. Consejos para mantener una espalda sana

  • Mantenga las tres curvaturas de perfil naturales de la espalda evitando las posiciones encorvadas o “hundidas” en las posiciones de sentado, de pie o andando. Haga una corrección postural contrayendo el  abdomen hacia adentro, enderezando la espalda  y alineando con ella el cuello y la cabeza (como “creciendo”) en las tres posiciones indicadas, respirando con el tórax acompasadamente, intentando crear un hábito.
  • Trate de evitar tensiones innecesarias en la espalda. Controle su peso. Haga ejercicios regulares para desarrollar fuertes músculos de sostén. Caminar y nadar son buenos ejercicios. Consérvese físicamente apto y delgado.
  • Duerma en la posición más confortable, normalmente de espalda o de lado sobre un colchón firme (firme no significa duro).
  • Cuando esté parado cambie las posiciones de apoyo en ambos pies de forma alternante o bien sobre una pequeña plataforma movible.
  • No levante objetos que por su peso entrañen riesgo. Para levantar objetos del suelo ayúdese con las rodillas (salvo que éstas tengan problemas) poniéndose en cuclillas, sosténgalo lo más cerca del cuerpo y no se tuerza al incorporarse.
  • Puede aliviar el síntoma acostarse boca arriba con almohada debajo de las piernas a tiempo parcial. A veces también alivia la aplicación de calor local.
  • En caso de vientre prominente, músculos abdominales insuficientes o trabajo mantenido de pie,  además del fortalecimiento abdominal, suele ayudar el uso de una faja o lumbostato corto, a tiempo parcial.
  • Si tiene más preguntas o el dolor persiste en tiempo no razonable, consulte a su médico.