Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Miastenia gravis

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

1. ¿Doctor, qué me pasa?

La miastenia gravis es una enfermedad que se expresa con cansancio o fatiga que empeora a lo largo del día y mejora con el reposo. Puede afectar a los músculos que mueven los ojos (con visión doble, caída del párpado) o ser generalizada y afectar a todos los músculos que usted mueve voluntariamente (de las extremidades, de la cara al masticar, tragar o hablar…). El corazón y otros órganos no se afectan. 

Antes de que pueda llegar a su diagnóstico, su médico le hará alguna prueba para descartar otras enfermedades parecidas; un análisis de sangre, un estudio del funcionamiento del músculo, una administración de un fármaco de acción muy corta, similar al que tomará en casa, con el que mejorarán sus síntomas momentáneamente. Una vez se sepa el diagnóstico, es aconsejable hacer otras pruebas para conocer el estado del hueso, la capacidad respiratoria o una infección tuberculosa que no haya dado la cara.

2. ¿Tengo que estar atento a alguna situación?

Es MUY importante que reconozca una crisis miasténica: un empeoramiento brusco de los síntomas, con dificultad para respirar. Debe acudir al hospital para recibir atención especializada en la UVI/UCI con tratamiento intravenoso. Es posible que necesite aparatos para respirar durante su ingreso. 

Hay algunos fármacos que debe evitar porque pueden agravar la enfermedad: algún tipo de antibiótico, para controlar el ritmo del corazón, tranquilizantes, etc. También hay enfermedades o infecciones que pueden desencadenar esos empeoramientos: alteración del tiroides, úlceras digestivas, diabetes…

3. ¿Por qué me pasa esto?

Se debe a un auto-ataque por error del sistema inmune a la unión que hay entre los nervios y los músculos, interfiriendo en su normal funcionamiento. El propio cuerpo bloquea la señal de movimiento y el músculo responde mal. 

4. ¿Hay tratamiento?

Los medicamentos disponibles como la neostigmina o fisiostigmina controlan los síntomas, por eso hay que tomarlos de forma continuada, no eliminan la enfermedad. Las formas leves de la enfermedad se pueden manejar con esta familia de medicamentos, pero las formas más graves necesitarán fármacos más potentes que modulan el sistema inmune.

5. ¿Hay enfermedades relacionadas? 

Es muy frecuente que el timo, un órgano situado en el tórax que en los adultos ha desaparecido prácticamente, esté alterado y hay que estudiarlo con una TAC/RMN. Si está alterado, al quitarlo suele mejorar o solucionarse la enfermedad. Otras enfermedades auto-inmunes también pueden aparecer. 

6. ¿Me puedo quedar embarazada?

Sí. Habrá que hacer un control especial cuando nazca su hijo/a porque durante 2-3 semanas puede estar más débil, le costará succionar. Se debe a que el sistema inmune de la madre también afecta a los músculos del hijo. Es esperable que sus síntomas desaparezcan, no se traspasa la enfermedad.