Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Miositis

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste la enfermedad?

Miositis se refiere a cualquier condición que causa inflamación en uno o más músculos esqueléticos, que también se llaman los músculos voluntarios. Estos son los músculos que controla conscientemente, que le ayudan a mover el cuerpo.

La dermatomiositis y polimiositis son enfermedades implican miositis. La polimiositis causa debilidad muscular, generalmente en los músculos más cercanos al tronco del cuerpo. La dermatomiositis provoca debilidad muscular, además de una erupción cutánea.

El principal síntoma de la miositis es la debilidad muscular. La debilidad puede ser apreciable o puede que sólo sea detectable con una prueba. El dolor muscular (mialgia) puede o no estar presente.

La dermatomiositis, polimiositis y otras miositis inflamatorias tienden a producir debilidad que empeora lentamente durante semanas o meses. La debilidad afecta a grandes grupos musculares, incluyendo el cuello, los hombros, las caderas y espalda. Los músculos de ambos lados se ven afectadas.

La debilidad de la miositis puede llevar a caídas, y hacen que sea difícil levantarse de una silla o después de una caída. Otros síntomas miositis que pueden estar presentes con las condiciones inflamatorias incluyen: erupciones, fatiga, engrosamiento de la piel de las manos, dificultad para tragar (disfagia), dificultad para respirar (disnea).

Las personas con miositis causadas por un virus por lo general tiene síntomas de una infección viral, como por ejemplo, secreción nasal fiebre, tos y dolor de garganta o náuseas y diarrea. Sin embargo, los síntomas de la infección viral pueden desaparecer días o semanas antes de comenzar los síntomas miositis.

Algunas personas con miositis tienen dolores musculares, pero muchos no lo hacen. Hasta la mitad de las personas con una miositis inflamatoria no tienen dolor muscular significativo.

La mayor parte de los dolores musculares no es causada por miositis, sino más bien por lesiones por esfuerzo, o enfermedades comunes como resfriados y gripe. Estos y otros dolores musculares normales se llaman mialgias.

2. ¿Podría haberla evitado, o cómo la presento o que debo decir a familiares o amigos para que no la tengan?

No siempre es evitable, ya que las causas de la miositis son cualquier afección que conduce a la inflamación en los músculos, como  las infecciones, contusiones del músculo, enfermedades autoinmunes como la dermatomiositis, polimiositis artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, o esclerodermia, y también por  efectos secundarios de los medicamentos.

Las infecciones virales son las infecciones más comunes que causan miositis. Rara vez, bacterias, hongos, u otros organismos pueden causar miositis. Los virus o bacterias pueden invadir los tejidos musculares, directamente o liberando sustancias que dañan las fibras musculares. El resfriado común y los virus de la gripe, así como el VIH, son sólo algunos de los virus que pueden causar miositis.

Muchas drogas y medicamentos diferentes pueden causar daño muscular temporal. Debido a que no siempre hay inflamación en los músculos, se puede llamar al problema muscular miopatía en lugar de miositis. Las drogas que causan miositis o miopatías son: estatinas, colchicina, hidroxicloroquina, la cocaína o el alcohol. La miopatía puede ocurrir inmediatamente después de iniciar un medicamento, o puede ocurrir después de tomarlo durante meses o años. A veces es causada por una interacción entre los dos medicamentos diferentes. La miositis severa causada por medicamentos es rara.

También el ejercicio vigoroso puede causar dolor muscular, hinchazón y debilidad por horas o días después de un entrenamiento. La inflamación contribuye a estos síntomas, técnicamente hacer de esto una forma de miositis. Los síntomas de la miositis después del ejercicio o lesiones casi siempre se resuelven por completo con el descanso y la recuperación.

La rabdomiólisis se presenta cuando los músculos se descomponen rápidamente. El dolor muscular, debilidad e hinchazón son síntomas de rabdomiólisis. La orina también puede adquirir un color marrón oscuro o rojo.

3. ¿Qué puedo hacer para mejorarme?

Acudir al médico si  sospecha miositis basándose en los síntomas de debilidad muscular, dolor, u otra evidencia. Él, para confirmarlo, le practicará análisis de sangre ya que la elevación de los niveles de enzimas musculares, tales como la creatincinasa, puede sugerir lesión del tejido muscular. Otros análisis de sangre sirven para detectar anticuerpos anormales que pueden identificar una enfermedad inflamatoria autoinmune. También es útil la resonancia magnética (IRM), que es un escáner con un imán de alta potencia y mediante un ordenador se obtienen imágenes de los músculos. Una resonancia magnética puede ayudar a identificar áreas de miositis y cambios en los músculos en el tiempo.

Tambien es útil la Electromiografía (EMG), con la que mediante la inserción de electrodos de aguja en los músculos, el médico puede probar la respuesta de los músculos a las señales nerviosas eléctricas. El EMG puede identificar los músculos débiles o dañados por miositis. O la biopsia muscular, que  es la prueba más precisa para el diagnóstico de miositis. El médico identifica un músculo débil, hace una pequeña incisión, y extrae una pequeña muestra de tejido muscular para su análisis. La biopsia muscular conduce a un diagnóstico definitivo en la mayoría de las personas con miositis.

Una vez que el médico haya asegurado el diagnóstico le ofrecerá tratamiento, que varía en función de la causa. La miositis causada por virus no necesita tratamiento. El tratamiento de la miositis varía en función de la causa. Las enfermedades inflamatorias que causan miositis pueden requerir tratamiento con medicamentos que suprimen el sistema inmune, tales como prednisona, azatioprina y metotrexato. La miositis causada por bacterias es poco frecuente, y generalmente requiere antibióticos por vía intravenosa para prevenir la propagación de la infeción, potencialmente mortal. Rara vez la miositis genera destrucción muscular que  puede causar daño renal permanente. Las personas con rabdomiólisis son hospitalizadas para recibir líquidos por vía intravenosa continua en grandes cantidades.

La miositis relacionada con un fármaco se trata con la suspensión del medicamento. En los casos de miositis causada por las estatinas, la inflamación muscular por lo general desaparece en unas pocas semanas después de suspender el medicamento.

4. ¿Cuál es el pronostico?

 Sin duda está en función de su causa. Habitualmente es bueno, aunque puede requerir cuidados intensos cuando hay rabdomiólisis.