compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Neuropatía

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste la enfermedad? 

Se trata de una enfermedad que daña los nervios haciendo que no puedan realizar su función adecuadamente. Por un lado, algunos nervios se encargan de transmitir información sobre el estado del cuerpo al cerebro, de forma que al alterarse esta función puede aparecer en las partes del cuerpo afectadas dolor, hormigueo, disminución de la sensibilidad, alteraciones del movimiento, e incluso alteraciones en órganos como el aparato digestivo o el corazón. Por otro lado, los nervios también se encargan de transmitir las órdenes motoras desde el cerebro a los músculos, de forma que su afectación puede producir dificultad para realizar movimientos, parálisis, etc. 

Este tipo de alteración acompaña frecuentemente a la diabetes y, en menor medida, a enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide o el lupus, que son aquellas en las que nuestro sistema inmunitario ataca a elementos propios de nuestro organismo porque los confunde como extraños.

2. ¿Qué podría haber hecho yo para no padecerla y/o qué debo comentar a mis familiares y amigos para que no la padezcan?

Es muy importante tomar ciertas medidas:

  • Controlar los niveles de glucosa mediante analíticas sanguíneas de forma periódica.
  • Si es usted diabético; revisar habitualmente el estado de los pies, ya que son las primeras partes del cuerpo en afectarse. También es importante lavarlos frecuentemente con agua tibia (comprobar temperatura con el codo), así como el uso de calcetines suaves sin elástico y zapatos de piel suave que se adapten al pie y que no terminen en punta. Es recomendable revisar el calzado antes de usarlo, en busca de piedrecitas, ya que puede que padezca alguna disminución de la sensibilidad y aun no lo sepa, por lo que puede que sus pies se dañen sin que lo note y por lo tanto sin que puede hacer algo para evitarlo.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco, pues hacen que la enfermedad avance o aparezca mucho más rápido. 
  • Seguimiento de una dieta con una cantidad y distribución de los alimentos adecuada para mantener los niveles de glucosa dentro de la normalidad.
  • Hacer ejercicio.

3. De aquí en adelante, ¿qué debo hacer para mejorarme o curarme?

Una vez usted sea diagnosticado de la enfermedad deberá tomar las medidas citadas anteriormente añadiendo otras un poco más agresivas como:

  • En caso de ser diabético; cumplimiento del tratamiento indicado por su médico a fin de mantener los niveles de glucosa por debajo de ciertos valores (según las recomendaciones de su médico).
  • Aumentar el cuidado de los pies usando cremas hidratantes, además de las medidas citadas anteriormente.
  • Realizar 30 minutos de actividad física al día. Así se mejorará la tensión arterial e incluso la función de la insulina.
  • Si detecta callosidades o úlceras debe acudir al médico inmediatamente para tratarlas lo antes posible ya que tiene un alto riesgo de infectarse y dar lugar a problemas muy graves.

4. ¿Cuál es el pronóstico?

El pronóstico es muy variable dependiendo de la causa de la enfermedad y el tiempo de evolución.

La afectación puede ser desde leve a muy grave. Hay ocasiones en las que la causa de la enfermedad está clara y tratándola adecuadamente usted mejorará mucho. Sin embargo, cuando la afectación es muy grave puede producir daños permanentes, por lo que lo ideal será no llegar a este grado tratando la enfermedad lo antes posible. De no ser sí aumenta el riesgo de que la enfermedad progrese y de complicaciones como dolor crónico, úlceras que no se curen o incluso amputaciones si el daño es muy grave.