Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Parotiditis o paperas

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Pretende que los enfermos conozcan mejor sus enfermedades. 

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

Es una enfermedad contagiosa que puede ser aguda o crónica, localizada fundamentalmente en una o ambas glándulas parótidas, que son glándulas salivares mayores ubicadas detrás de las ramas ascendentes de la mandíbula. Es causada por un virus de la familia de los Paramyxoviridae, ​ que provocan una enfermedad muy frecuentemente en niños y adolescentes, aunque puede también causar infecciones en adultos sensibles. La parotiditis puede afectar diferentes glándulas del cuerpo, el sistema nervioso central y los testículos.

¿Podría haberla evitado, y qué debo decir a familiares y amigos para que no la tengan?

Por lo general, la enfermedad produce inmunidad de por vida, y puede ser prevenida por la administración de una vacuna, la vacuna triple vírica (SPR). En tiempos hubo una pandemia mundial. Ahora es más frecuente en jóvenes, y se transmite por contacto con gotitas de saliva en el aire procedentes de un individuo infectado y, en menor medida, a través de la orina. Entre el 20% y el 30% de los casos son asintomáticos y la infección sólo puede establecerse por la detección de anticuerpos en la sangre. Cuando aparecen, los síntomas iniciales de la parotiditis son dolor de cabeza, malestar general, fiebre ocasional no mayor de 38 °C y dolor mandibular, principalmente al tacto. Estas molestias se presentan poco antes de que aparezca la inflamación y edema facial, provocado por el crecimiento de las glándulas. El proceso generalmente se inicia en las parótidas, y lo más frecuente es que no aumenten de tamaño las dos al mismo tiempo. Posteriormente pueden verse afectadas las glándulas salivares sublingual y submaxilares, incrementándose el dolor y el edema.

¿Qué debo hacer ahora para mejorarme?

Acudir al médico, este explorará al enfermo, y en su caso determinará pruebas que lo garanticen, la detección de IgM específica. Sin embargo, la sensibilidad de este marcador de diagnóstico disminuye drásticamente para el diagnóstico de la infección en los pacientes vacunados, que es la situación más frecuente en países con alta cobertura de vacunación. En consecuencia, en la actualidad, el diagnóstico de laboratorio debe complementarse con técnicas de detección viral directo como el aislamiento del virus en cultivo celular o la detección de ácidos nucleicos mediante la técnica de reacción en cadena de la polimerasa (RT-PCR).

Al igual que ocurre con la inflamación del páncreas, la amilasa sérica suele ser elevada. Si coexiste una elevación en la lipasa sérica, suele ser indicio de una pancreatitis. Luego ofrecerá un tratamiento que permita el alivio de los síntomas, pues no disponemos de uno que cure la enfermedad

¿Cuál es su pronóstico?

En esta enfermedad no se afectan únicamente las glándulas salivales: pueden dañarse el páncreas, los testículos (presentándose orquitis en un 25-40 % de los varones postpuberales afectados), lo que puede llevar a la infertilidad y los ovarios. O causar meningitis.

La complicación más frecuente es la inflamación testicular, que puede llevar a la infertilidad.