compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Polineuritis. Neuropatía periférica

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

Supone en la inflamación de varios nervios periféricos a la vez. Es decir, nervios fuera del cerebro y de la médula espinal. Puede ser el resultado de lesiones traumáticas, infecciones, problemas metabólicos, causas hereditarias y exposición a toxinas. Una de las causas más comunes es la diabetes.

Muchas veces expresan con dolor, que los afectos describen como punzante, urente u hormigueante. Su inicio suele ser gradual, con entumecimiento, hormigueo o cosquilleo en los pies o las manos, que puede extenderse hacia arriba hasta las piernas y los brazos. Luego el dolor puede ser agudo, punzante, pulsátil o urente y acompañarse de sensibilidad extrema al tacto. El dolor puede estar presente durante las actividades que no deberían causar dolor, como el dolor en los pies al poner peso sobre ellos o cuando están debajo de una manta. Otras veces hay falta de coordinación y caídas, junto con debilidad muscular y sensación de estar usando guantes o calcetines cuando no es así. Puede haber parálisis si los nervios motores están afectados.

Sus causas son muchas. Desde la diabetes, a enfermedades autoinmunes, infecciones, tumores, alcoholismo. También el déficit de ciertas vitaminas o traumatismos.

¿PODRÍA HABERLA EVITADO?, COMO LA PRESENTO, QUÉ DEBO DECIR A FAMILIARES O AMIGOS PARA QUE NO LA TENGAN?

Algunas de sus causas son evitables.

¿QUÉ DEBO HACER AHORA PARA MEJORARME?

En presencia de sus manifestaciones acudir al médico. Mejor al neurólogo. Le valorará y hará pruebas diagnósticas.

¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO?

Con el adecuado tratamiento la enfermedad suele evolucionar bien, pero pueden aparecer quemaduras y traumatismos cutáneos. Es posible que no sientas cambios de temperatura o dolor en las partes del cuerpo que están entumecidas. Pueden aparecer infecciones ya que tus pies y otras áreas que carecen de sensibilidad pueden lesionarse sin que lo sepas. Y también caídas. La debilidad y la pérdida de sensibilidad pueden estar asociadas con la falta de equilibrio y las caídas.