compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Priapismo

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

El priapismo es una condición en la que el pene sigue erecto durante horas en ausencia de estimulación o después de que la estimulación ha terminado. Se divide en tres tipos: el priapismo isquémico, el priapismo no isquémico y priapismo recurrente isquémico. La mayoría de los casos son isquémicos. El priapismo isquémico es generalmente doloroso mientras que el no isquémico no lo es. En el priapismo isquémico, la mayoría del pene permanece duro; sin embargo, el glande no lo está. En el priapismo no isquémico, todo el pene está más o menos duro. Muy rara vez, se produce el priapismo de clítoris en las mujeres.

¿Podría haberla evitado, y qué debo decir a familiares y amigos para que no la tengan?

El priapismo puede estar asociado con otros trastornos, que si se controlan evitan su aparición. Pueden ser hematológicos, especialmente drepanocitosis, anemia de células, y otras condiciones tales como leucemia, talasemia, enfermedad de Fabry, y trastornos neurológicos como los de la médula espinal como lesiones y traumatismos a la médula (se han reportado casos en personas que han sido ahorcadas). Y la deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa, que conduce a la disminución de los niveles de NADPH. El NADPH es un co-factor implicado en la formación de óxido nítrico, que puede causar priapismo. Y también ciertos medicamentos. Otras veces hay algún traumatismo perineal precediendo al proceso.

Esta condición puede ser causada como una reacción a ciertos medicamentos, los inyectados de forma intra-cavernosa para el tratamiento de la disfunción eréctil (papaverina, alprostadil). Otros grupos reportados son los antihipertensivos, antipsicóticos (por ejemplo, clorpromazina, la clozapina), antidepresivos (especialmente trazodona, anti-convulsivante y estabilizador del estado de ánimo, drogas tales como el valproato de sodio, anticoagulantes) y drogas recreativas (alcohol, heroína y cocaína). El priapismo también puede darse debido a la picadura de la araña errante brasileña y la viuda negra o en casos de rabia.

¿Qué debo hacer ahora para mejorarme?

Acudir a que me valore un urólogo. El diagnóstico se basa a menudo en la historia de la enfermedad y el examen físico. Puede complementarse con la prueba de gas en sangre tomada del pene. ​ Si el tipo de priapismo es de flujo bajo, la sangre normalmente tiene un pH bajo, mientras que si es del tipo de flujo alto el pH generalmente es normal. El color del ultrasonido también puede ayudar a diferenciarlos; el comprobar si la persona no tiene una hemoglobinopatía también puede ser razonable. ​ La evaluación médica se recomienda para las erecciones que duran más de cuatro horas.

Luego se ofrecerá posiblilidad de tratamiento. El dolor a menudo se puede reducir con un bloqueo del nervio dorsal del pene o un anillo de bloqueo. ​ Para aquellos con priapismo no isquémico compresas frías y presión en el área puede ser suficiente. La terapia de oxígeno hiperbárico también se ha utilizado con éxito en algunos pacientes

¿Cuál es su pronóstico?

Debido a que el priapismo isquémico hace que la sangre permanezca en el pene inusualmente por largos períodos de tiempo, la sangre deja de oxigenarse y puede causar daño a los tejidos del pene. Si el tejido del pene se daña, puede resultar en disfunción eréctil o la deformación del pene. En casos extremos, si se desarrolla una enfermedad vascular grave, el priapismo puede resultar en la gangrena del pene.

El indicador pronóstico más importante de la conservación de la función eréctil es dependiente de la duración del priapismo, es decir, la intervención oportuna y rápida es necesaria. Se ha dicho que los hombres con menos de 24 horas de priapismo tienen un 92% de probabilidad de volver al mismo estado de función eréctil previo al priapismo frente al 22% si el episodio priapístico tenía una duración mayor a 7 días.