compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Shock

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿Qué es un shock?

El shock circulatorio (o choque circulatorio) es un estado de alteración de todo el organismo que se produce cuando no existe suficiente aporte de sangre a las distintas partes del cuerpo. Se produce un fallo o insuficiencia del sistema cardiovascular y no llega el oxígeno y los nutrientes necesario a los órganos para que éstos realicen sus funciones. 

El shock siempre es un cuadro clínico grave. Si no se recibe un tratamiento adecuado de forma urgente el daño que se va a producir en los órganos del cuerpo puede ser muy importante e incluso irreversible, pudiendo provocar la muerte de la persona.

2. ¿Podría haber evitado la enfermedad, qué debería decir a familiares o amigos para que no la padezcan? 

En esencia supone saber cuáles son sus causas y sí podemos evitarlas.

El shock puede ser desencadenado por diferentes factores como: la pérdida importante de sangre, la deshidratación, la dilatación en exceso y persistente de los vasos sanguíneos, el fallo del corazón para bombear de forma efectiva la sangre, una infección grave o una reacción alérgica a medicamentos u otras sustancias. 

Por tanto, es una entidad a la que se puede llegar por múltiples causas, muchas de ellas graves.

3. ¿Qué debo hacer para mejorarme o curarme?                  

El shock en la mayoría de ocasiones no puede evitarse. Es una situación que se desencadena por causas potencialmente graves. Por ello es de gran importancia acudir al médico o a un centro hospitalario lo antes posible para comenzar el estudio de las posibles causas que han llevado al shock y administrar el tratamiento correspondiente.

La persona afectada por un estado de shock va a notar, entre otros síntomas, malestar general, cansancio, mareo, somnolencia o nerviosismo, cambios en el color y temperatura de la piel (más fría y pálida). Estos síntomas se mantienen e intensifican durante varias horas.

Progresivamente se produce una serie consecutiva de lesiones que van a afectar a distintas partes del cuerpo de forma muy rápida. 

4. ¿Qué hacer si se produce un shock?

El shock circulatorio se considera una urgencia médica y es muy importante detectarlo y tratarlo rápidamente para evitar que llegue a progresar hasta una situación irreversible. La persona que presenta un estado de shock siempre debe ser trasladada a un centro hospitalario lo más rápidamente posible para comenzar el tratamiento de forma precoz por especialistas, ya que es la única forma de mejorar la supervivencia de esta enfermedad.

5. ¿Cuál es el pronóstico?

Ninguna parte del cuerpo puede vivir sin un adecuado aporte de oxígeno y nutrientes por un periodo indefinido de tiempo. Si no se detiene el proceso va a acabar siendo irreversible, con lesiones graves de los diferentes órganos, muerte de las células de estos órganos y provocar finalmente la muerte de la persona.

El shock tiene un mal pronóstico si no se detecta y se trata precozmente. Inicialmente el cuerpo pone en marcha una serie de mecanismos compensadores de forma refleja o automática para intentar amortiguar la falta de aporte de sangre a los diferentes órganos. Sin embargo, si persiste la causa desencadenante de la situación llega un momento que no es posible compensar durante más tiempo y se produce un descenso importante de la presión arterial.