compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Sida

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿Qué significa SIDA?    

Como sabe la Organización de Naciones Unidas que es la ONU, es la reunión de sus iniciales (el acrónimo). Con el SIDA sucede igual, es el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. Eso está bien, pero… ¿Qué significa esto?

Síndrome es un conjunto de manifestaciones de enfermedad de tipo subjetivas, es decir, que solo los aprecia quien los padece, los llamamos síntomas (por ejemplo: tener dolor o mareo), u otras que todo el mundo puede reconocer, como sería tener un bulto o temperatura alta, lo que llamamos signo de enfermedad. Pues bien, un síndrome reúne determinados signos o síntomas de enfermedad porque en el sujeto se le dañó algún órgano, este funciona mal y los expresa.

2. ¿Qué funciona mal en el SIDA?

Como su nombre dice, aparece una inmunodeficiencia. Es decir, el que lo padece nace con su sistema inmune normal, pero luego, de forma adquirida se altera, y al dañarse el sistema inmune surgen enfermedades que se expresan con determinados síntomas o signos.

3. ¿Qué es el sistema inmune?

Lo constituyen determinadas células de la sangre, fundamentalmente linfocitos y monocitos, que tienen como función reconocer que algo externo nos ataca y destruirlo, esto puede ser un parasito, una bacteria o un virus. Lo que llamamos agentes infecciosos y si el sistema funciona mal en el sujeto aparecen esas infecciones.

4. ¿Y por qué surgió el SIDA?

Hoy sabemos que este síndrome está causado por un Virus, el de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), que es el que daña a los linfocitos (los llamados CD4) y con ello a la inmunidad del sujeto.

5. ¿Y por qué podemos padecer ese virus?

Se cree que el virus lo tenían ciertos monos de África, que luego se modificó, es decir, sufrió lo que llamamos mutación, y al hacerlo, pasó a los humanos, primero en Haití, luego en Estados Unidos y de allí se extendió por todo el mundo causando una epidemia muy grave, lo que se conoce como pandemia. Hoy hay treinta y siete millones de infectados, de ellos veinticinco en el África subsahariana.

6. ¿Cómo se descubrió el síndrome? 

Se describió en los Ángeles, en junio de 1981; antes se había comprobado que muchos homosexuales que vivían en California (en la costa este de USA) padecían enfermedades que hasta entonces eran poco frecuentes. Estaban causadas por gérmenes poco agresivos, que llamábamos oportunistas, pero, en estas personas se observó que eran frecuentes y agresivas. Al inicio no se sabía por qué, ni su causa, pero luego se vio que todos tenían el rasgo común: tener dañada su inmunidad. Y más tarde se conoció su causa, se comprobó que todos eran portadores del virus VIH y sufrían no solo esas infecciones, sino que desarrollaban ciertos tumores poco frecuentes, que surgían de la piel o las mucosas del cuerpo, como el sarcoma de Kaposi, de los que tiempo después se supo eran causados por  virus.                  

7. Pero  ¿por qué se afectaban los homosexuales? 

Cuando se supo que lo causaba el virus VIH se aprendió que este usaba varias vías o caminos para propagarse. Uno de ellos eran los líquidos del semen y sucedía que, si el homosexual era promiscuo, es decir, hacia el amor con otros varios, lo que era frecuente, podía pasarles el virus. No es que lo hicieran por maldad, sino que, en casi la mitad el contagio pasaba inadvertido y desde que alguien se infectaba hasta que aparecían las señales de la enfermedad pasaba tiempo, a veces años, él podía creerse sano, pero en realidad ya era portador del virus y podía trasmitirlo.

8. ¿El síndrome afecta solo a los homosexuales?

No, cualquiera que lo transporte puede trasmitirlo, por ejemplo un hombre a su pareja heterosexual.

9. Y de ello, ¿qué hemos aprendido?  

Que el sexo con desconocidos es peligroso y que la forma de evitar contagiarse es usar el preservativo.

10. El sexo,  ¿es la única vía de transmisión de la enfermedad?

No, también se transmite o puede diseminarse por vía venosa. Por ejemplo, tiempo atrás muchos drogadictos, sobre todo a los de la heroína, se veían afectados tras “chutarse” porque compartían las jeringas y a su través se pasaban el virus de unos a otros. En un principio, desdichadamente eso no se conocía y muchas trasfusiones de sangre estaban contaminadas con el virus y trasmitieron la enfermedad al receptor. Los que padecían hemofilia con frecuencia requerían transfusiones, fueron infectados, contrajeron la enfermedad y murieron.

También el virus VIH pasa por la placenta, desde una gestante infectada a su bebe, y este nace con el virus.

11. ¿Cómo evoluciona el síndrome?

Con frecuencia los afectos tienen infecciones diversas y a veces los tumores descritos. Como  su defensa ante las infecciones está dañada cualquier germen puede atacarles y en ellos el proceso es grave. 

Eso era antes de los muchos avances que ha habido en esta enfermedad. Ahora podemos conocer si un sujeto tiene el virus, incluso su concentración, lo que llamamos carga viral. Incluso si su cuerpo es capaz de fabricar proteínas (anticuerpos) contra él.

12. ¿Podemos vacunarnos y no padecer sida?

Desdichadamente ese avance científico no se ha logrado, y ello no es posible aún, a diferencia de lo que sucede con la viruela, el sarampión o la polio.

13. ¿Y cuál es la situación actual?

El SIDA no tiene aún cura definitiva, pero si tratamientos muy eficaces que permiten llevar una vida muy normalizada, aunque el afecto tiene que seguir controles y tomar medicamentos caros que restauran sus defensas. Hoy tratar a las embarazadas les permite que nazcan niños sanos. Si un joven de veinte años se contagia, bien tratado su esperanza de vida son setenta, como los demás. Pero hay que poder tratarse, y en África sólo un cuarenta por ciento puede.

Decíamos que el virus se transmite por el semen, ¿también por la saliva? Ni por la saliva, ni el sudor o las lágrimas, así podemos relacionarnos a ese nivel con los afectos de Sida sin peligro. No los demonicemos. Y ante la sospecha o menor duda acudir a un Centro de información a Pacientes (CIPS) allí le ayudarán.