compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Síndrome de Sjögren

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

Es una enfermedad autoinmune, es decir, en la que el sistema inmunitario que todos tenemos, y que se pone en marcha cuando algo nos agrede, como un agente infeccioso, o se genera un tumor, está dañado, prolifera y daña al propio sujeto.

De hecho, si se hace una biopsia de los órganos afectados, por ej. las glándulas salivares, estas aparecen infiltradas por linfocitos y células plasmáticas, que son las que componen el sistema inmunitario. Es muy frecuente que se lesionen las glándulas salivares, con lo que el sujeto produce poca saliva y nota sequedad bucal, las glándulas lacrimales, y los ojos carecen de humedad y lágrimas, y otras veces lo hacen en las articulaciones, y el afectado/a nota en ellas dolor, hinchazón o rigidez.

Pueden aparecer erupciones cutáneas y piel seca. Más rara vez hay inflamación de las glándulas por debajo de la mandíbula o delante de las orejas. Y en ocasiones la inflamación generalizada provoca astenia y sensación de gran cansancio.

La enfermedad es más frecuente en mujeres tras la menopausia. Afecta a unas cinco personas de cada 100.000.

¿Podría haberla evitado, o cómo la padezco que debo decir a familiares y amigos para que no la tengan?

No puede evitarla pues se estima que la lesión autoinmune tiene base genética. De hecho, este síndrome puede ir acompañado en el paciente de otras enfermedades autoinmunes, como puede ser la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, la esclerodermia o la polineuritis.

A esos genes a veces se añade algo que les incita como una infección viral, o menos veces, bacteriana.

¿Qué debo hacer ahora para mejorarme?

En presencia de alguna de sus manifestaciones acudir a un especialista en enfermedades autoinmunes. Este puede confirmar el diagnóstico mediante análisis de sangre que demuestran en ella a la presencia de anticuerpos, es decir proteínas producidas por las células del sistema inmunitario dañado, que quieren destruir los invasores externos, como los anticuerpos antinucleares (ANA), factor reumatoide (FR), o menos frecuentemente demostrando la infiltración de las glándulas afectadas.

También puede ser de ayuda un oftalmólogo que puede comprobar mediante el llamado test de Schrimer que sus ojos producen pocas lágrimas, están secos.

Estos especialistas, además de diagnosticarle, ofrecerán tratamiento; la mayor parte de las veces para aliviar las molestias que la sequedad produce, y otras para favorecer la mayor producción de líquidos, habitualmente con fármacos que disminuyen la inflamación, y son muy diversos (desde derivados de la aspirina a esteroides). Es difícil erradicar todas las molestias que produce.

¿Cuál es su pronóstico?

La enfermedad tiene un curso crónico, aún no se puede curar, pero los medicamentos la alivian.

En ocasiones aparecen complicaciones, como caries, ya que al no tener saliva, los dientes se dañan con mayor facilidad. Otras veces hay visión borrosa por daño de la córnea. Más excepcional es que aparezca un tumor de los ganglios linfáticos, un linfoma. Tampoco es frecuente que dañe los riñones, aunque eso se produce en algunos casos. El especialista debe vigilar la posible aparición de esas complicaciones.