compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Telangiectasias

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

 1¿En qué consiste la enfermedad?

Las telangiectasias o arañas vasculares son dilataciones de capilares pequeños y de los vasos superficiales, lesiones de color rojo brillante de 1-4 mm de diámetro que palidecen a la presión, afectan más a las mujeres que son de color rojizo o violeta. Son completamente asintomáticas, y los que son portadores no son conscientes hasta que las ven.

Las telangiectasias pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, sin embargo, se ven más fácilmente en la piel, las membranas mucosas y en la esclerótica de los ojos. Generalmente no causan síntomas.

Entre sus causas podemos incluir: presentar una rosácea (problema cutáneo que hace que la piel del rostro se vuelva roja), envejecimiento, problemas genéticos, embarazo, exposición al sol, venas varicosas, uso excesivo de cremas esteroides y traumatismos en el área

Las enfermedades asociadas con esta afección incluyen: Ataxia - telangiectasia (enfermedad que afecta la piel y otras áreas del cuerpo); Síndrome de Bloom (afección hereditaria que causa baja estatura, sensibilidad de la piel a los rayos ultravioleta del sol y enrojecimiento de la cara); Piel marmórea telangiectásica congénita (afección de la piel que causa parches rojos); Telangiectasia hemorrágica hereditaria (síndrome de Osler-Weber-Rendu)

2. ¿Podría haberla evitado, o que debo decir a familiares y amigos para que no la tengan?

Para prevenir las telangiectasias podemos: Realizar ejercicio físico: ya sea practicando un deporte o caminando al menos cinco horas a la semana. Esto favorece la circulación sanguínea e impide que la sangre se estanque dilatando los vasos sanguíneos. Controlar el peso corporal: la obesidad facilita la aparición de telangiectasias. El ejercicio físico y una dieta equilibrada ayudan a mantener un peso adecuado. No llevar ropa ajustada: al contrario de lo que podríamos razonar, las prendas muy ajustadas con el paso del tiempo debilitan las paredes de los vasos sanguíneos. Sólo hay que llevar medias de compresión cuando el médico las haya indicado para controlar la insuficiencia venosa. No consumir alcohol: las arañas vasculares se desarrollan con mucha más frecuencia en las personas que tienen un consumo de alcohol moderado, aunque sea puntual durante los fines de semana. Utilizar protección solar: no tomar el sol de 12 de la mañana a 4 de la tarde, ponerse crema solar del factor 50, e hidratar la piel después, evitan el envejecimiento prematuro de la piel, y la aparición de manchas o lesiones. La eficacia de estas medidas es limitada, aunque pueden retrasar su progresión.

3. ¿Qué debo hacer ahora para mejorarme?

El tratamiento de las telangiectasias no es imprescindible. A mucha gente no le importa tener alguna araña vascular pequeña en alguna zona del cuerpo, aunque otras personas prefieren eliminarlas por cuestiones estéticas.

Las cremas y lociones no han demostrado eliminar las telangiectasias, aunque son útiles para hidratar la piel y paliar signos de envejecimiento. Exponerse al sol sin protección solar tampoco mejora las telangiectasias; de hecho, es uno de los motivos por los que pueden aparecer con más frecuencia.

  • Escleroterapia química: consiste en la inyección de un producto químico dentro de los pequeños vasos dilatados para que se obstruyan y así no se acumule sangre en su interior. La aguja que se utiliza es muy fina, tanto que no se suele notar un pinchazo siquiera. Quizá sí se note un poco de escozor al introducir el producto, pero sólo durante unos segundos. Los agentes químicos que se utilizan con más frecuencia son detergentes, microespumas, o soluciones osmóticas, y todas estas sustancias producen una trombosis del vaso sanguíneo.
  • Escleroterapia térmica: el objetivo de esta terapia es la misma que la escleroterapia química, es decir, trombosar los vasos sanguíneos dilatados para impedir que se llenen de sangre. En este caso se realiza mediante un láser que consigue quemar el vaso a través de la epidermis. Los láseres más utilizados son el de luz pulsada, de pulso corto, o de pulso largo. Es importante ajustar el láser según el tipo de piel de cada persona.
  • Microcirugía: otra forma de eliminar las telangiectasias es extirpándolas mediante una cirugía controlada mediante microscopio. Aunque a primera vista parece el tratamiento más efectivo, no siempre se puede utilizar porque en muchos casos las telangiectasias son demasiado pequeñas, y una cirugía las eliminaría a costa de dejar una cicatriz de tamaño similar. Sin embargo, es una técnica muy útil cuando las telangiectasias son grandes y extensas.

Cualquiera de estos tres tratamientos se pueden combinar entre sí, aumentando así su efectividad.

¿Cuál es su pronóstico?

La mayoría son inocuas, pero en casos concretos sangran y causan problemas significativos. Las telangiectasias también se pueden presentar en el cerebro o en los intestinos y causan problemas serios por el sangrado.