compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Trastornos de la conducta alimentaria

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿En qué consiste la enfermedad?

Se trata de una enfermedad de origen   biopsicosocial, en cuanto que en su origen intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales.

¿PODRÍA HABERLA EVITADO?, COMO LA PRESENTO, QUÉ DEBO DECIR A FAMILIARES O AMIGOS PARA QUE NO LA TENGAN?

Los estudios de gemelos indican una influencia genética para la Anorexia Nerviosa (AN). Se calcula una concordancia entre gemelos monocigotos del 43%. Además, cuando se realizan estudios de árboles genealógicos aparecen más casos de AN y Bulimina Nerviosa (BN) en esas familias, que en familias controles.

Otro factor de riesgo, es ser mujer y sobre todo en una sociedad occidental. Las mujeres sufren más presión para estar delgadas que los hombres porque el ideal de belleza femenino es la delgadez.

La adolescencia, con todos los cambios que conlleva se convierte en una etapa de vulnerabilidad para el desarrollo de estos problemas y sobre todo, si el cambio puberal es temprano. Por ejemplo, en el caso de las niñas, el cambio puberal implica en muchos casos, el aumento de grasa en diferentes partes corporales, asi como el crecimiento de las mamas y de las nalgas. Si las niñas reciben algún comentario negativo o burla por ello, pueden sentirse muy mal y decidir dejar de comer para no hacerlas crecer más.

Uno de los factores de mayor riesgo es realizar una dieta restrictiva sin ningún tipo de supervisión.

La baja autoestima, un sentimiento de baja valía personal unido a un elevado perfeccionismo son factores de riesgo para desarrollar un TCA. Las personas con un TCA tienen una baja autoestima, sentimientos de ser personas poco valiosas, y mucho miedo a ser despreciadas o rechazadas.

La insatisfacción corporal es un elemento muy común en la mayoría de adolescentes.   Estas enfermedades tienen un marcado componente cultural. Se trata de un problema del primer mundo, de las sociedades en las que se enfatiza la delgadez.

El sentirse gordo, es una de las causas más frecuentes que incitan a conductas alteradas que pueden llevar a desarrollar un TCA.

Ser criticado, o sufrir burlas a causa de la apariencia en la infancia o adolescencia, tiene un importante efecto en el desarrollo de la imagen corporal, y sigue lastrándolo en la edad adulta. Algunas de estas situaciones podemos evitarlas, y ello nos ayudará a no padecer la enfermedad. En ocasiones estos factores se asocian y a ello se añade la aparición de algún acontecimiento estresante (alguna pérdida, separación, cambio colegio, de residencia, dificultades sexuales, etc.)

¿QUÉ DEBO HACER AHORA PARA MEJORARME?

Es muy importante ponerme en manos de expertos, el abordaje debe ser multidisciplinario: es fundamental la detección a tiempo porque las consecuencias físicas y psíquicas pueden ser muy graves.  En las unidades de Salud Mental se puede iniciar un primer abordaje, pero algunas pacientes necesitan hospitalización para realizar una recuperación ponderal y un manejo clínico psiquiátrico.

¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO?

Siguiendo las indicaciones de los expertos, que muchas veces incluyen la participación de un nutricionista la enfermedad puede controlarse y conseguir vivir con un buen nivel de calidad.