compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Traumatismos, caídas

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste la enfermedad?

Un traumatismo es una lesión producida porque nos golpeamos con algo duro, por ej. al caer al suelo, o por las escaleras…. O bien que algo duro nos golpea, por ejemplo, con un palo. Ese golpe daña la piel y los tejidos situados por debajo de ella. Así con frecuencia rompe los vasos, que sangran y tenemos hematomas o moratones, otras veces rompe o fractura los huesos, o desvía alguno de los que forman una articulación, lo que llamamos luxación de la misma, o incluso rompe la piel dejando al descubierto lo que hay debajo, y que llamamos herida, que puede complicarse porque con frecuencia sangramos o luego al estar en contacto o con el ambiente puede llenarse de bacterias, es decir se infecta.

A veces no hay una lesión aparente pero el golpe ha dañado estructuras profundas, por ej. en la cabeza y esa situación que llamamos contusión puede hacer que perdamos el conocimiento, caemos knock out (KO) o que se dañen zonas importantes de nuestro cerebro.
Con la edad es frecuente que las personas tiendan a perder el equilibrio y es más fácil que se caigan.

2. ¿Qué puedo hacer para evitar los traumatismos o caídas, o ya que los he padecido que debo decir a mis familiares o amigos para que no los tengan?

Es importante evitar las situaciones que favorecen el riesgo de que nos caigamos, o que recibamos o nos den un golpe. Para ello debemos asegurarnos que hay buena luz por donde circulamos, que el firme sea liso. A ser posible evitar caminar por senderos difíciles, y en casa tener cuidado con el corte de las alfombras, que en algunos casos conviene retirar. También conviene evitar caminar por suelo resbaladizos, por ej. sí están húmedos. Debemos controlar el calzado que llevamos, asegurarnos que está bien puesto y anudado. Se sabe que son frecuentes las caídas al ponerse los pantalones o quedarse sobre una pierna. Por ello estas actividades conviene hacerlas estando sentados.

Si nuestra marcha es insegura o inestable es muy útil caminar acogidos a otras personas, usar bastones con muletas y en su caso andadores. Es mejor usarlos que lamentar luego una caída por no haberlo hecho. 

3. ¿Ahora qué debo hacer para mejorarme?

Las actuaciones están en relación con la intensidad el daño. Si es importante conviene que un médico o en su caso un traumatólogo valore la importancia del mismo; si hay una luxación nos colocará un refuerzo externo o una férula para mantener los huesos en su sitio y la articulación protegida. Si hay fractura de huesos puede que nos coloque una escayola, si es que los huesos están alineados. Si hay desajustes posiblemente nos ofrecerá colocar un clavo u otro material que los mantenga alineados. Si hay una herida valorara si basta con comprimir la zona dañada para evitar que persista el sangrado, si conviene en acercar sus bordes con una tirlita o esparadrapo, o necesita sellarla bien dando puntos de hilo o grapas.

4. ¿Cuál es el pronóstico del traumatismo o la caída?

En general todos los daños tienen buenas soluciones y el que nos atiende nos ofrecerá la mejor solución para nuestro caso, pero no debemos obviar pedir ayuda si creemos que la cura de la lesión puede necesitarla.