compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Úlceras pépticas, de estómago y de duodeno

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consiste la enfermedad?

Un ulcus péptico es una herida profunda o úlcera que afecta a la mucosa que recubre el estómago o el duodeno. Éste se localiza al finalizar el estómago y correspondería a la primera parte del intestino delgado. Se estima que la padecen un diez por ciento de los españoles, afecta a ambos sexos y es mucho más frecuente la úlcera duodenal. Suele producirse cuando hay agentes agresores sobre la pared de ese órgano, que hacen que las células aumenten la producción de ácido clorhídrico y su daño sobrepasa con mucho la capacidad de defensa que tienen la zona para proteger la pares habitualmente sustancias que llamamos prostaglandinas que hacen que se produzca más moco y bicarbonato que neutraliza el ácido.

Los factores que aumentan la producción de ácido clorhídrico son la ingesta de aspirina o derivados, y ciertos antiinflamatorios. También algunos cánceres como de páncreas o de estómago. Sabemos qué no la causan la ingesta de comidas muy espreciadas o picantes, pero si la tenemos las empeoran. Otra causa es tener una infección en la zona por un germen que se llama helicobacter pylori. También la facilitan las situaciones de estrés

2. ¿Podría haberla evitado y, como la padezco, qué debo decir a familiares o amigos para que la eviten?

Es de ayuda evitar las situaciónes favorecen y que hemos comentado: ingesta de medicamentos o irritantes gástricos, vivir con estrés o ansiedad, o comidas muy especiadas.

3. ¿Qué debo hacer ahora para  mejorarme?

En presencia de alguna de sus principales manifestaciones, fundamentalmente dolor que se localiza en la zona central y superior del abdomen (epigastrio). Es un dolor como corrosivo y que suele suele aparecer entre 1 y 3 horas después de las comidas, antes si la úlcera es gástrica o por la noche durante las horas de sueño. Se acompaña de ardor en la zona, lo que llamamos pirosis, que suelen mejorar al tomar sustancias alcalinas como bicarbonato o la leche. También suele acompañarse de náuseas, vómitos y pérdida de peso. En algunos casos hasta sangrado, que expulsamos por la boca de forma roja o eliminamos por las heces que toman un color negruzco. En ocasiones la úlcera puede perforarse, es decir conectarse el interior del estómago con la cavidad abdominal o peritoneo, y ocasiona un cuadro de dolor intenso agudo, en ocasiones con síncope o shock.

No es frecuente que causen una obstrucción del tubo digestivo que impidan la progresión de los alimentos, o que se rompan sobre un órgano vecino, por ej. el páncreas, penetrándolo.

El dolor suele aparecer tras la ingesta de alimentos, y seguir una evolución cíclica, con exacerbaciones de semanas o meses de duración que se intercalan con períodos en los que no se manifiesta.

Debo acudir a un médico. El tratará de verificar si padezco una úlcera u otra enfermedad que puede expresarse de forma parecida. Es fácil que solicite o realice una endoscopia digestiva, también llamada gastroscopia, que consiste en introducir un tubo fino por la boca o nariz, hasta al estómago y duodeno para verificar cómo está su parte interna, lo que llamamos la mucosa, y comprobar si existe alguna úlcera. Otras veces puede realizar un examen radiológico ingiriendo un contraste de bario, que rellena esa parte del tubo digestivo y la radiografía permite apreciar sus contornos; si hay una úlcera en esa zona habrá una cierta protrusión.

Sin duda ese médico me informara las cosas que debo evitar y la dieta qué debo hacer. Me ofrecerá medicación con neutralizantes de la secreción ácida gástrica u otras que bloquean su producción, y en algunos casos me planteara la cirugía o si detecta infección además añadirá tratamiento antibiótico.

4. ¿Cuál es el pronóstico?

Estas úlceras tienen en general buen pronóstico, con las medidas antedichas pueden curarse . En pocas ocasiones pueden aparecer complicaciones, que sangren, que se perforen en la cavidad abdominal, o que al cicatrizarse  estrechen la salida del contenido gástrico, produciendo vómitos y otras molestias digestivas.