compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Uretritis

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

¿en qué consiste la enfermedad?

Es una infección urinaria que afecta a la uretra y que pueden producir tanto bacterias (las más frecuentes son, Clamidia trachomatis y Neisseria gonorrhoeae) y virus (herpes simple y citomegalovirus), ocasionando la inflamación e irritación del conducto uretral, que es él que comunica a la vejiga con el exterior.

El grupo de población que mayor riesgo presenta de padecer esta patología es el de las mujeres en edad fértil y los hombre de entre 20 y 35 años

Las mujeres suelen presentar fiebre y escalofríos, dolor pélvico o abdominal, micción dolorosa y frecuente con sensación de urgencia, dolor pélvico, relaciones sexuales dolorosas, y secreción de flujo vaginal.

Los hombres presencia de sangre en la orina, dolor durante la micción que son frecuentes y  con sensación de urgencia, dolor durante la relación sexual y eyaculación dolorosa, con expulsión de secreciones por el pene.

¿PODRÍA HABERLA EVITADO?, COMO LA PRESENTO, QUÉ DEBO DECIR A FAMILIARES O AMIGOS PARA QUE NO LA TENGAN?

Favorece su aparición si se tienen antecedentes de enfermedades de transmisión sexual (ETS), si se desarrollan comportamientos de riesgo, como tener múltiples parejas sexuales y practicar el coito anal sin la protección de un preservativo (la bacteria Escherichia coli está presente en las heces).

¿QUÉ DEBO HACER AHORA PARA MEJORARME?

En presencia de sus manifestaciones acudir a un médico, ginecólogo o urólogo. Seguramente en después de valorarle hará análisis de sangre, orina y de las secreciones, a veces ecografías y cistoscopias y después le ofrecerá tratamiento. Habitualmente antibióticos, antiinflamatorios o antivirales.

¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO?

Con el tratamiento correcto suele resolverse bien. De no hacerlo puede tener importantes complicaciones, como la extensión de la infección a otras partes del sistema urinario o una estenosis uretral tras la formación de cicatrices en la uretra. La mujer, además, puede desarrollar una cervicitis o  una enfermedad pélvica inflamatoria (una infección que puede afectar al endometrio, las trompas de Falopio y los ovarios y que puede comprometer su fertilidad).