compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Información para pacientes

Uveítis

Esta información ha sido elaborada por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Pretende que los pacientes conozcan mejor sus enfermedades.

logo SEMILogo Educación

1. ¿En qué consisten estas enfermedades ?

La úvea es una capa intermedia del ojo, situada entre la retina, que es la profunda, y la esclerótica, que es la superficial. La componen la coroides, el cuerpo ciliar y el iris. Es la capa que da color a los ojos . Por ella transcurren la mayoría de los vasos que riegan la retina.

La uveítis es una de las causas del ojo rojo. Suele acompañarse de disminución de la agudeza visual, de curso lento y progresivo y dolor. No produce secreciones externas, lo que la distingue de otras causas de ojo rojo, como la blefaritis, conjuntivitis y el chalazión. Además de el ojo rojo, el ojo afecto puede tener sensibilidad a la luz, lo que llamamos fotofobia, o ver al mirar manchas que flotan, e incluso cierto dolor que puede ser moderado intenso.

2. ¿Podría haber evitado la enfermedad? Que debo decir a amigos o familiares para que no la tengan?

En algunas ocasiones su causa es desconocida, por lo que no es fácil evitarla. Otras veces acompaña enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, enfermedad de Crohn o espondilitis arquílopoyética y lo mejor que se puede hacer es mantener estas enfermedades controladas.

3. ¿Qué puedo hacer para mejorar?

Sin duda, en presencia de sus manifestaciones acudir al oftalmólogo. Este nos explorará, preguntará por si hay alguna enfermedad causal, y nos ofrecerá el tratamiento adecuado.

La mayoría de los ataques duran de unos pocos días a unas semanas, finalizando los síntomas con el tratamiento, pero puede resultar común que se presenten recaídas. En la uveítis posterior, la inflamación puede durar  meses o años y puede producir daño permanente de la visión, incluso con tratamiento.

El dolor causado por el espasmo del músculo constrictor de la pupila, en el caso de la uveítis anterior, se alivia con la aplicación de gotas que dilaten esta pupila. El uso de gafas de sol puede ayudar y es posible que se requiera el uso de esteroides en forma de pomada o gotas oftálmicas. El tratamiento se indica con tres objetivos: 1. Aliviar el dolor en las uveítis anteriores agudas severas, producido por un espasmo del músculo ciliar y del constrictor del iris. 2. Evitar la formación de sinequias posteriores, entre el iris y la cápsula anterior del cristalino, y 3. Para romper las sinequias ya formadas.

¿Cuál es el pronóstico?

Es muy variable, pero la uveítis puede favorecer la aparición de cataratas, hemorragias dentro del ojo, edema en la mácula  e incluso ceguera. Es una enfermedad a tomar en consideración e incluso se debe acudir a urgencias si se nos presenta.