Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

REVISTA DE PRENSA

Congreso SEMI 2019: La SEMI presenta varias prácticas innovadoras para mejorar la atención sanitaria a los pacientes

  • Entre las prácticas innovadoras planteadas destacan desde la introducción de dispositivos y nuevas tecnologías para la atención de los pacientes crónicos (como videoconsultas o telecitas) hasta cambios organizativos para implantar divisiones asistenciales que giren alrededor de patologías concretas
  • Los servicios de Medicina Interna sufren una especial sobrecarga, y son los responsables del mayor porcentaje de altas hospitalarias en España, con cerca de 19%
  • La coordinación entre servicios resulta clave para ofrecer una mejor atención, además de  aumentar el grado de satisfacción de los profesionales y situar al paciente en el centro del proceso

 

Barcelona, 29 de noviembre de 2019. En la actualidad, son muchos los hospitales en España que hacen frente a una sobrecarga excesiva de pacientes. Esta situación se hace especialmente latente en los servicios de Medicina Interna, ya que son los responsables del mayor porcentaje de altas hospitalarias en nuestro país, con cerca del 19%.

Estas circunstancias hacen que, desde el área de Medicina Interna de diferentes hospitales españoles, hayan tomado la iniciativa para recoger nuevas prácticas innovadoras en gestión de su especialidad, con el objetivo de mejorar la asistencia a los pacientes.

Esta iniciativa surgió a través del Grupo de Trabajo de Gestión Clínica de la Sociedad Española de Medicina Interna y se presenta en el marco del 40º Congreso de la Sociedad que se celebra en Barcelona durante los días 27, 28 y 29 de noviembre, a través de la sesión “Catálogo de Prácticas Innovadoras en Medicina Interna”.

Entre las prácticas innovadoras planteadas destacan desde la introducción de dispositivos y nuevas tecnologías para la atención de los pacientes crónicos (como videoconsultas o telecitas) hasta cambios organizativos para implantar divisiones asistenciales que giren alrededor de patologías concretas.

“Las nuevas tecnologías han supuesto, sin duda, una gran ayuda en este sentido, pero también debemos ser conscientes de los problemas que pueden implicar, como la confidencialidad de los datos, la trasformación de algunos trabajos que puedan ocurrir en el ámbito sanitario a corto y medio plazo con la explosión del aprendizaje automático (machine learnning) o la irrupción de las grandes compañías privadas en el negocio sanitario acompañando a la inteligencia artificial”, indica el doctor Javier Marco, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y uno de los participantes en la sesión “Catálogo de Prácticas Innovadoras en Medicina Interna” durante el Congreso.

Al final de la sesión, se presentan las mejores prácticas innovadoras, seleccionadas por “ser novedosas y de indudable calidad, además de que ofrecían resultados ya cuantificados”, añade el doctor Javier Marco; que han sido: un dispositivo de atención médica por videoconsulta del Hospital Sanitas Cima de Barcelona; una intervención simple para retirar sondas vesicales y vías venosas del Hospital Royo Villanova de Zaragoza; una reorganización asistencial para la mejora de la atención al paciente institucionalizado del Hospital Universitario Infanta Cristina de Parla; y una consulta monográfica de atención al dolor crónico dependiente de Medicina Interna del Hospital Vega Baja de Orihuela.

La importancia de la coordinación

La coordinación entre las diferentes áreas y servicios médicos resulta clave para ofrecer una mejor atención a los pacientes. En este punto, los internistas, gracias a su programa formativo, se convierten en el especialista idóneo para encarnar esta labor.

“Más del 90% de nuestros pacientes proceden del Servicio de Urgencias, con el que debemos tener una colaboración máxima. Y, en el caso de los pacientes crónicos y pluripatológicos, también debemos centrarnos en los mecanismos de coordinación con las estructuras extra-hospitalarias si queremos avanzar hacia una sanidad moderna”, asegura el doctor Javier Marco.

Otros de los desafíos que tiene por delante esta mejora de la atención se centran en lograr que el paciente se sitúe en el centro del proceso “y que no tenga que adaptarse él a las estructuras propias de cada servicio, lo cual implica un cambio de mentalidad que todavía está por lograrse en muchos sitios”, añade el doctor. A ello se suma la necesidad de  equiparar las prestaciones independientemente de donde viva al paciente y aumentar el grado de satisfacción de los profesionales, entre otros retos que todavía están por delante.