compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

REVISTA DE PRENSA

El SENADO desoye a los médicos internistas y no tiene en cuenta a la especialidad ni sus propuestas para replantear las estrategias de salud pública en materia de COVID-19

La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) lamenta que la Comisión de Sanidad de el SENADO no tenga en cuenta a la especialidad ni a sus profesionales a la hora de replantear estrategias de salud pública en materia de COVID-19, máxime cuando los médicos internistas han vertebrado la atención al paciente con SARS-CoV-2 en los hospitales españoles, atendiendo al 80% pacientes con el virus hospitalizados no críticos. Precisamente, un encuentro organizado en el marco de dicha comisión ha contado con la participación de 5 sociedades médico-científicas, pero no se ha invitado a la SEMI. “Es inaudito que no se escuche la opinión científica de los internistas, médicos especialistas que han vertebrado equipos COVID en todos los hospitales del SNS, ni tampoco su visión y experiencia en la lucha contra la COVID-19”, ha indicado el presidente de SEMI, el Dr. Jesús Díez Manglano.

El 42º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)-37º Congreso de la Sociedad Gallega de Medicina Interna (SOGAMI) que ha arrancado hoy, 24 de noviembre, y se ha convertido en el marco idóneo para departir sobre el relevante papel de la Medicina Interna en el Sistema Nacional de Salud (SNS) en el actual contexto de pandemia COVID-19, cronicidad, aumento de las patologías crónicas y cambio climático.

El Congreso se celebra hasta este próximo viernes, 26 de noviembre, en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Galicia, en Santiago de Compostela (A Coruña) (consulta el programa aquí), con más de 2.500 especialistas de Medicina Interna inscritos, ha permitido, además, el reencuentro presencial de los profesionales que se dedican a este ámbito gracias al éxito de la vacunación en España.

La Medicina Interna ha demostrado ser “más indispensable que nunca” para combatir la pandemia de COVID-19, afrontar la abrumadora carga de enfermedad que supone la cronicidad  y el aumento de las patologías crónicas, como demuestran los datos presentados en el congreso.

El escenario actual y de futuro de la Medicina Interna y su importancia dentro del SNS ha sido abordado, en una rueda de prensa en el marco del Congreso, en la que han participado: El presidente de SEMI y del Comité Organizador del Congreso, el Dr. Jesús Díez Manglano; la vicepresidenta 1ª de la SEMI y presidenta del Comité Científico del Congreso, la Dra. Juana Carretero Gómez, y el Dr. Javier de la Fuente Aguado, presidente de SOGAMI y presidente Ejecutivo de los Comités Organizador y Científico del Congreso.

El Dr. Jesús Díez Manglano ha subrayado la importancia que tiene la Medicina Interna en el escenario actual (los médicos internistas han vertebrado la asistencia COVID-19 en los hospitales y atendido al 80% pacientes COVID-19) ante el desafío de la cronicidad y que cada vez es más frecuente que lleguen al hospital pacientes crónicos complejos y pluripatológicos. “Los hospitales siguen estando más preparados para la patología aguda que para cronicidad y este es un reto en el que la Medicina Interna tiene mucho que aportar”.

El Dr. Díez Manglano ha subrayado que “es necesario actualizar la Estrategia Nacional de Cronicidad, ya que hasta el 61% de pacientes de Medicina Interna son pacientes crónicos complejos, con una alta carga de enfermedad crónica, generalmente de edad avanzada, frecuente fragilidad, disminución de la autonomía personal, deterioro funcional y cognitivo, polimedicación, y con altas necesidades de soporte social y recursos sociosanitarios”. Este es el perfil de la mayor parte de los pacientes que son atendidos por el médico internista y, de hecho, “actualmente hasta el 50% de altas de Medicina Interna ya se deben a pacientes crónicos complejos cuyas patologías se han descompensado. Casi todas estas altas se deben a solo tres o cuatro patologías que se descompensan, sin contar con la COVID-19. Un ejemplo es la insuficiencia cardiaca descompensada, enfermedad a la que corresponden 1 de cada 3 altas hospitalarias (33%)”.

Respecto a la pandemia y el escenario actual, el Dr. Díez Manglano, ha incidido en que “el reto todavía pendiente es vacunar a los niños de entre 5 y 12 años, que es seguro y eficaz” y que “es un desafío atender diagnósticos no efectuados en pandemia, o retrasos diagnósticos por cierre consultas por la atención COVID-19, que ahora están aflorando y ver en qué patologías se han producido en mayor medida”. También ha hecho mención al programa de recertificación que pondrá en marcha la SEMI de forma pionera, siendo una de las primeras sociedades médico-científicas que lo hace para que sus profesionales estén “permanentemente actualizados en sus conocimientos y habilidades”. El plan será detallado y abordado, precisamente, en el marco del Congreso.

Asimismo, el Dr. Díez Manglano ha subrayado la labor investigadora de Medicina Interna durante toda la pandemia y de la que es máximo exponente el Registro SEMI-COVID-19, impulsado por SEMI y que ya se ha convertido en uno de los mayores de Europa y del mundo, con datos de 25.514 pacientes incluidos (17.542 de la primera ola y 7.572 de la segunda ola y siguientes), participación de 714 investigadores de 136 hospitales, 35 investigaciones publicadas y otras 15 en fase de elaboración. Galicia ha sido la sexta comunidad autónoma que más pacientes ha incluido en este registro, en total 1.515, el 5,94% del total (con participación de 10 hospitales).

La Dra. Juana Carretero Gómez ha destacado que el programa científico del Congreso cuenta con temas de enorme relevancia y trascendencia para la especialidad y para los pacientes, ya que incluye novedades sobre nuevas dianas diagnósticas y terapéuticas y consensos, y más de 130 actividades, entre ellos talleres prácticos.

El programa aborda gran parte de las áreas de interés de la Medicina Interna, como especialidad transversal, como son las enfermedades infecciosas, los cuidados paliativos y al final de la vida, la Diabetes, Obesidad y Nutrición, la hospitalización a domicilio y la asistencia compartida, la EPOC, la insuficiencia cardiaca y el riesgo vascular, la ecografía clínica y la osteoporosis, entre muchas otras, así como este año, como novedad, se celebra una mesa sobre “salud, cambio climático y medio ambiente”, con participación de la Dra. María Neira (OMS), para abordar las implicaciones que para la salud tiene la contaminación ambiental y la polución.

Al respecto, la Dra. Carretero ha advertido de que, según datos de un sondeo de SEMI que se presentarán en el marco del Congreso, el “el 90,8% de los internistas españoles y gallegos considera el cambio climático y la contaminación ambiental amenazas importantes para la salud y que las medidas de acción climática a nivel global son insuficientes. El 37,3% están preocupados, el 26% bastante preocupados y el 16,5% muy preocupados por cómo el cambio climático y la contaminación ambiental pueden afectar a la salud de sus pacientes, habitualmente frágiles y vulnerables”.

La Dra. Carretero ha recordado la implicación de SEMI ante este fenómeno, mediante el documento “Cambio climático y salud”, una iniciativa elaborada por SEMI y Lancet Countdown, de 2018 y presentada públicamente por los Dres. R. Gómez Huelgas y Bernardino Roca, en la que ya se proponían recomendaciones e implicaciones del cambio climático sobre la salud en España. Uno de los preocupantes datos que arrojaba este informe es que “la mortalidad por los efectos del cambio climático se incrementa un 4% por cada grado que aumenta la temperatura ambiente”.

Por último, la Dra. Carretero ha expuesto que el programa del congreso da respuesta a las demandas de los 20 grupos de trabajo y dos subgrupos de SEMI, así como a las demandas de los internistas en relación al escenario actual por el cambio asistencial por la COVID-19.

El Dr. Javier de la Fuente, en línea con las intervenciones anteriores, ha coincidido en destacar el importante papel que tiene la Medicina Interna en el SNS, donde actualmente los servicios de esta especialidad están proporcionando el 20% de todas las altas hospitalarias, esto es, 1 de cada 5 altas. “La Medicina Interna siempre ha estado en primera línea en las crisis sanitarias y la originada por el virus SARS-CoV-2 no ha sido una excepción. Ha recordado que “el médico internista ha cobrado un papel muy relevante durante la pandemia, ya que ha atendido al 80% de los pacientes COVID-19 no críticos hospitalizados y ha liderado equipos COVID-19", ejerciendo un rol decisivo de coordinación y rápida reorganización funcional de los hospitales durante la pandemia”, puesto que es “un especialista médico con visión global del paciente y experto en el manejo del paciente crónico, complejo, pluripatológico o con enfermedades sistémicas y, como se ha demostrado, la COVID-19 es una enfermedad con implicaciones sistémicas, que va más allá de los pulmones, por lo que los pacientes necesitan ser tratados por el médico internista”.  También ha hecho un guiño al Año Xacobeo 2021 que se celebra este año, y a las posibilidades culturales que, tras las jornadas científicas del Congreso, ofrece la ciudad a los congresistas.

 PRINCIPALES DATOS DE LA MEDICINA INTERNA EN EL SNS

 

  • EL 20% de altas hospitalarias en el SNS las da Medicina Interna, esto es, 1 de cada 5 o 2 de cada 10.
  • El 80% de pacientes COVID-19 no críticos hospitalizados han sido atendidos por Medicina Interna.
  • Un 52% de los internistas se ha enfrentado a conflictos éticos por la COVID.
  • Más el 50% altas de Medicina Interna son de pacientes crónicos con patologías descompensadas.
  • Hay 7,4 a 7,9 internistas por 100.000 habitantes en los hospitales generales de agudos del SNS.
  • El 52% de las altas de MI corresponden a personas de 80 años o más, 6 puntos más respecto de 2015.
  • Las altas dadas por servicios de MI del SNS crecen un 3% interanual.
  • Entre los 10 diagnósticos más comunes en MI figuran la sepsis y la neumonitis por sólidos y líquidos, con una alta mortalidad (30% y 27%, respectivamente), por envejecimiento, comorbilidad y fragilidad.
  • Hasta el 61% de pacientes de MI son crónicos complejos, con alta carga de enfermedad crónica, de edad avanzada, frecuente fragilidad, disminución de la autonomía personal, deterioro funcional y cognitivopolimedicación, y con altas necesidades de soporte social y recursos sociosanitarios.
  • El 33% de las altas de MI corresponden a la insuficiencia cardíaca descompensada.

Fuente: RECALMIN 2019 y otras.